Extensas filas y un fuerte congestionamiento vial en los alrededores de Ciudad Universitaria, fue lo que enmarcó el retorno a clases de los más de 215 mil estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Como era de esperarse, desde las 6:00 de la mañana vialidades como Manuel L. Barragán, Universidad, Fidel Velázquez, Nogalar, y Alfonso Reyes, se convirtieron en algunos tramos en un auténtico estacionamiento.

Lo anterior, ante la inoperancia del Metro, mismo que se encuentra en reparación debido a las malas condiciones de los capiteles correspondientes a la Línea 2 en su tramo elevado.

En los alrededores del Campus de Ciudad Universitaria, se pudo apreciar durante varias horas la intensa entrada y salida de vehículos, los cuales también entorpecían los accesos debido a que se orillaban a descender su pasaje.

Claxons sonando repetitivamente y carros avanzando a vuelta de rueda, fue el común de denominador en los diferentes accesos a la Máxima Casa de Estudios.

Sin embargo, el problema no solo impacto en lo vehicular, sino también en todos aquellos alumnos y trabajadores que tenían que llegar a la UANL a bordo del transporte público, ya que padecieron una verdadera odisea para poder ingresar a una unidad.

Cristopher Anguiano, alumno de la Facultad de Filosofía y Letras, señaló que ante la saturación que se presentó en diversas paradas de camión, decidió abordar la ruta de apoyo que instaló el Gobierno del Estado desde la Estación Sendero hacía la Universidad, sin embargo, también salió contraproducente ya que tuvo que esperar por más de 40 minutos para poder subirse a una unidad.

«Todas las paradas de camión estaban llenísimas, si hay varias rutas como la 220 y la 209 que nos dejan en la Universidad, pero esas ya tomarlas aquí en Sendero es todo un reto, porque ya vienen llenas. Entonces decidimos tomar las rutas que puso el Gobierno, pero resultó creo que hasta peor, porque eran unas filas interminables», relató Anguiano.

Tal y como se mencionó, durante todo el día la postal en las estaciones, Sendero, Universidad, General Anaya, fue de largas filas de alumnos y comunidad en general que buscaban abordar las Rutas Emergentes habilitadas ante la falla del Metro.

Otras de las problemáticas fue el caos vial en la zona de la Estación Universidad, donde estas rutas tenían asensos y descensos, ya que se volvía inaccesible por el tumulto de camiones que buscan estacionarse para dejar o tomar pasaje, y que por momentos se convertía en una doble fila, quitándole un carril más a la avenida Universidad, recordando que se están haciendo reparaciones en los capiteles y se cerraron los carriles centrales.

Será semana de acomodo: rector de la UANL

Respecto a la movilidad que se dio en los alrededores del Campus de Ciudad Universitaria, el rector de la Máxima de Estudios, señaló que la presente semana será de acomodo y que hasta que finalice se podrán evaluar los resultados de los planes que se implementaron ante la falta del Metro.

«Los resultados los podemos evaluar en esta semana, esta primera semana en la que se lleva acabo el ‘acomodo’ como todo inicio de semestre», comentó.

En tanto, agradeció a las autoridades estatales por la implementación de las rutas directas que se dispusieron para ayudar a los universitarios con el traslado a la Universidad.

«Toda la comunidad universitaria agradece al Gobierno del Estado, esa urgencia que tuvo para implementar dos rutas, una de Anaya a Ciudad Universitaria y la otra de Sendero a la Universidad«, subrayó.

Cabe mencionar que, se tiene registrado un flujo diario de 90 mil personas en Ciudad Universitaria.

Vuelven más de 215 mil alumnos a la UANL

El Rector de la Máxima Casa de Estudios, Santos Guzmán López, detalló que para este semestre se tienen inscritos 80 mil alumnos para el nivel medio superior, mientras que un total de 130 mil alumnos en el nivel de licenciatura y más de 5 mil 200 alumnos en el nivel de posgrado.

Asimismo, Guzmán López, no descartó que dicha cifra cambie, dado se tiene un promedio de 30 días para hacer cambios, es decir, para inscribirse o darse de baja.

«El principal reto es lo académico, como lo dijimos el semestre anterior, porque como ustedes saben después de la pandemia que nos trajo trastornos y deficiencias de como recibíamos a los alumnos de nivel secundaria, y como los entregábamos de nivel preparatoria a las facultades», dijo Guzmán López.

«Esto nos ha dado la oportunidad de que la capacitación de profesores, los casi siete mil, estemos en ese mismo sentido, se ha dado indicaciones a los directores y directoras, de que el primer mes que le llaman cursos propedéuticos se aborden con el diagnóstico que tenemos de las deficiencias», añadió.

Por último, adelantó que también se redoblarán los traslados del Tigrebus desde Ciudad Universitaria hacia los distintos campus con el objetivo de aminorar la problemática.