Actualmente en Nuevo Laredo, Tamaulipas, se encuentran refugiados más de 2 mil 300 migrantes provenientes del menos 16 países, en tanto esperan a ser llamados por autoridades de Estados Unidos y tramitar solicitudes de asilo en ese país.

Se encuentran repartidos en siete albergues y provienen de Cuba, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Perú, Venezuela, Brasil, Panamá, Angola, Congo, Camerún, Guinea, Eritrea, Pakistán, Afganistán, Siria, Rusia y Nepal… También hay mexicanos.

No hay donde meterlos

De acuerdo con La Jornada, los principales albergues de la localidad son el municipal, que aloja a unos 700 migrantes; le sigue el denominado Amar, que en la actualidad tiene a 402 personas, y el Nazareth, con 350.

En tanto, los demás migrantes los atienden en refugios administrados por iglesias cristianas.

El obispo de Nuevo Laredo, Enrique Sánchez, subrayó que son muchos migrantes que no vienen en una caravana pues son grupos muy pequeños “que no son controlados por ninguna autoridad, y se trata ya de una emergencia porque no hay dónde meterlos”.

Envío de migrantes a otros estados

Con el consenso de los migrantes africanos que se resguardan en los albergues municipales, en los próximos días el gobierno de Nuevo Laredo los apoyará a trasladarse a otras ciudades de la República.

Esperarán desde otras entidades respuesta por parte de las autoridades de Estados Unidos, a la petición de visa humanitaria.

De acuerdo con el presidente municipal, Enrique Rivas Cuéllar, la cifra de refugiados ha rebasado la capacidad de los albergues municipales, por lo que no se habilitarán más espacios para refugiarlos

En este sentido, destacó se procederá a retornar a quienes ya han realizado su trámite para ingresar al vecino país al resultar imposible albergarlos durante seis meses o un año en que obtienen respuesta.

Operativo en Puerta a las Américas

En tanto, se llevó a cabo una especie de simulacro para contener migrantes indocumentados en el Puente Internacional I, el cual es llamado Puerta a las Américas, que une a Laredo, Texas, con Nuevo Laredo.

El ejercicio de preparación lo realizaron elementos antimotines adscritos a Operaciones de Campo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

En las acciones se incluyeron a un helicóptero y se arrojaron bombas de humo para simular gases lacrimógenos.

También se utilizaron armas que disparaban bolas de pintura para aparentar un enfrentamiento con indocumentados que trataban de introducirse por la fuerza a Estados Unidos.

Foto propiedad de: Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.