Exfuncionarios del gobierno de Javier Duarte que fueron detenidos y señalados como implicados de múltiples desapariciones forzadas en Veracruz salieron su arraigo bajo amparo federal debido a errores y violaciones a sus derechos humanos, cometidos por la Fiscalía General del Estado, aún en la administración de Miguel Ángel Yunes.

La defensa de Arturo Bermúdez Zurita, exsecretario de Seguridad Pública, y Luis Ángel Bravo Contreras, exfiscal general, demostró en juicio que la fiscalía veracruzana solicitó medidas cautelares excesivas en su contra y lograron seguir su juicio desde casa a cambio de pagar fianzas de 15 mil hasta un millón de pesos.

Bajo mismos argumentos, Rosario Zamora, ex directora de Investigaciones Ministeriales; Gilberto Aguirre, ex director de Servicios Periciales; y Carlota Zamudio Parroquín, exdelegada regional de la Policía Ministerial de la Zona Centro, salieron libres entre este 21 y 22 de mayo, para continuar con el proceso desde su domicilio.

También, medios locales reportaron 8 ex elementos imputados por la desaparición forzada y asesinato de un joven cordobés fueron liberados tras pagar 15 mil pesos de fianza el 12 de abril pasado, con la estrategia de la defensa de Bermúdez.

Y son 8 ex oficiales más lo que pasarán su proceso de enjuiciamiento en domicilio, ellos señalados como los posibles responsables de la muerte de Arturo Méndez Alcántara, perpetrado el 21 de febrero de 2018.

Exfiscal libre

Luis Ángel Bravo, ex fiscal de Veracruz, quedó libre de prisión preventiva este 22 de mayo, luego de que una juez removiera su medida cautelar en cumplimiento de una orden federal que concluyó que dicha medida fue excesiva en su contra y estará en arresto domiciliario.

Bravo fue detenido el 17 de junio de 2018 en la Ciudad de México, acusado de la desaparición de 12 cadáveres hallados en la barranca de “La Aurora”, en el municipio de Emiliano Zapata, que habrían sido víctimas de un grupo de élite de la policía estatal.

Cuatro días antes, el 13 de mayo, el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, explicó sería investigado por los delitos de desaparición forzada, de entorpecer investigaciones y de encubrimiento de responsables. Tras casi un año en prisión, y al grito de “¡Sí se pudo!”, obtuvo su libertad.

Por su parte, Arturo Bermúdez también obtuvo pasar su proceso desde casa. El extitular se la Secretaria de Seguridad Pública estatal, fue imputado el 8 de febrero por desaparición forzada, les atribuyen 15 desapariciones hechas durante el mandado de Javier Duarte.

La juez fijó como nuevas medidas cautelares; además, de pagar un millón de pesos. “Se hizo justicia. Soy un hombre libre, soy inocente”, dijo Bermúdez.

Con información de Pie de Página

Foto propiedad de: Alberto Roa / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.