Los preparativos de la defensa para el juicio por agresión sexual de Kevin Spacey se han centrado en obtener el teléfono celular que llevaba un joven la noche en que, según él, Spacey lo había toqueteado en un restaurante de Nantucket en 2016.

Pero el abogado del acusador dijo ayer ante el Tribunal de Distrito de Nantucket que el teléfono, que según la defensa puede contener evidencia que respalda la inocencia de Spacey, está perdido.

Un juez ordenó que se entregara el teléfono a la defensa para un examen forense, pero el abogado, Mitchell Garabedian, escribió en un documento judicial que el acusador no recuerda haber visto el teléfono desde diciembre de 2017, cuando fue entregado a la policía.

Según el abogado Garabedian, la policía dijo que el padre del acusador luego recuperó el teléfono, pero el padre no tiene “ningún recuerdo” de haberlo recibido.

El acusador y su familia “han buscado en todos los lugares donde tal teléfono pudo haber sido guardado”, escribió Garabedian. “No han encontrado el teléfono”.

Debido a que falta el teléfono, el juez aplazó una audiencia judicial prevista para el viernes 21 de junio al 8 de julio. Si el teléfono no ha sido entregado para ese entonces, dijo el juez, se le pedirá al acusador que testifique sobre su paradero.

Garabedian, quien se negó a comentar más allá de su presentación, escribió que la familia planeaba realizar una búsqueda de “experto forense digital” para obtener copias de seguridad de los contenidos del teléfono.

R. Michael Cassidy, profesor de derecho en el Boston College, dijo que la desaparición del teléfono podría tener consecuencias significativas para la fiscalía si el juez determina que los funcionarios relacionados con el caso tuvieron la culpa.

En 2016, el acusador tenía 18 años y trabajaba en el Club Car, un restaurante y bar en Nantucket. Después de más de un año les dijo a los investigadores que había estado bebiendo con Spacey después de un turno cuando el productor le bajó los pantalones y lo manoseó.

La madre del joven, Heather Unruh, ex presentadora de noticias de televisión en Boston, dijo en una conferencia de prensa que Spacey había agredido sexualmente a su hijo. Finalmente el actor fue acusado de atentado contra el pudor y agresión.

La novia del acusador dijo a las autoridades que le había enviado un video de Snapchat que mostraba al señor Spacey “tocando la parte delantera” de sus pantalones, junto a su entrepierna.

Spacey, de 59 años, se declaró inocente y su abogado defensor argumentó que el acusador dio la bienvenida a los “supuestos avances” porque quería una “historia” que contar.

El abogado de Spacey, Alan Jackson, ha dicho en documentos judiciales que los registros de investigación sugirieron que el acusador había eliminado mensajes de texto que podrían arrojar luz sobre lo que sucedió esa noche.

El juez aceptó la solicitud de Jackson para obtener el teléfono, pero rechazó su solicitud de acceso a los registros telefónicos de Heather Unruh porque no fue testigo directo de los hechos.

La vida profesional de Spacey se hundió después de una serie de acusaciones de conducta sexual indebida a partir de 2017, cuando el actor Anthony Rapp dijo que cuando tenía 14 años (1986) Spacey lo había agredido sexualmente.

No obstante, Spacey no ha sido acusado de ello. Se espera que el juicio en el caso de Massachusetts tenga lugar en el otoño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.