Por: Obed Campos

@obedc

Esta madrugada lanzaron una bomba molotov contra un auto estacionado en las calles aledañas a los Condominios Constitución, ubicados casi en el centro de Monterrey.

Sin ser alarmista, podría considerarse un acto de terrorismo, pero cómo combatir este fenómeno delincuencial si no tenemos suficientes policías en Nuevo León y los pocos que tenemos se les administra mal.

Si bien el número idóneo de elementos policíacos no existe, porque depende de acuerdo a los expertos en el tema, de momios geográficos, sociales, demográficos y económicos, lo aceptable sería hablar de 300 policías por cada 100 mil habitantes, como supuestamente recomienda la Oficina para la Droga y el Delito de la ONU.

Pues bien, sin hablar ahora del oscuro número de los policías comisionados en bañar perros y llevar los niños de los funcionarios estatales al kínder, que merman y en mucho la fuerza, habemos 5.2 millones de almas viviendo en Nuevo León. 4.1 millones habitamos el área metropolitana.

Y si nos vamos a lo de los 300 policías por cada 100 mil habitantes, debería de haber 15,600 policías en el estado de Nuevo León, 12,300 de los cuales habrían de estar concentrados en salvaguardar el área metropolitana de la capital del estado.

Pero no. De acuerdo a la nota que maneja el periódico El Horizonte, en Nuevo León hay 4,800 policías uniformados bajo el mando de Fuerza Civil, la policía estatal, y de estos, el 10 por ciento, unos 500, fueron sacados del servicio de vigilancia de las calles, para comisionarlos como celadores de los tres penales, donde debería de haber 4 mil elementos, pero nada más hay mil.

Cabe como anillo al dedo el refrán: “Tan escaso el amor… y gastándolo en celos”.

FRIVOLIDAD


Miguel Ángel Lozano Munguía, es el alcalde del municipio de Pesquería, Nuevo León, otrora un pueblito, y ahora toda una ciudad con una planta automotriz  de clase mundial de la coreana Kia.

Pero Lozano, quien es por segunda ocasión alcalde, no ha sabido estar a nivel de las circunstancias, porque si bien Pesquería es uno de los municipios más pobres, la instalación de Kia y otras empresas de nada le ha valido por aquello de las exenciones en impuestos como el predial, de que gozan la manufacturera de autos y otras empresas.

El pequeño municipio, ubicado al noreste de Monterrey, es en cambio líder… pero en denuncias por violación, de acuerdo a datos de la Fiscalía General de Justicia.

Y también ocupa un puesto nada honroso como uno de los cinco municipios que componen un “cinturón de violencia”, junto a Juárez, Zuazua, Ciénega de Flores y Salinas Victoria, los cuales concentran el 20 por ciento de los homicidios en lo que va del 2019.

Pero Lozano Munguía se la pasa de viaje (lo acaban de ver en Las Vegas a mitad de junio) y ahora se mandó hacer una campaña con desplegados a todo color en los principales periódicos de Monterrey por una obra que no es ni siquiera del municipio, sino de Gobierno del Estado.

Y al alcalde, que no vive en ese municipio, sino que tiene su residencia en San Pedro Garza García, lo que pase con su pueblo, no le quita el sueño.o @