Por Félix Cortés Camarillo.

Hipócrita esta sociedad cargada de arrogancia

falsos detrás de pantallas pecan de desidia

¿Todos preocupados por el atentado en Francia?

Os suda de la polla la de muertos que hay en Siria.

Dante, Cinismo.

El atentado a la legalidad promovido en apariencia desde la capital del país para modificar la Constitución del Estado “Libre y Soberano” de Baja California es vergonzoso e irritante. La maniobra, que de un plumazo modificó la ley fundamental del joven estado con el exclusivo objeto de que Jaime Bonilla, que ganó el dos de junio las elecciones para ser gobernador del estado por dos años, lo sea por cinco, fue impulsada por el partido Morena del presidente López –que hasta ahora tiene tres escaños en el Congreso local– con sede en Mexicali.

Los hábiles cabilderos del partido en el poder federal convencieron a los representantes panistas y priistas para que apoyaran la moción. La presunción generalizada en el estado, y en la capital del país, es que el gobernador actual repartió dinero entre los diputados salientes para que cambiaran su voto. El chisme habla de un millón de dólares por piocha.

Abundando en el decir del medio político, Jaime Bonilla se quedaría en el cargo tres años más de los que ganó, a cambio de nombrar contralor del estado a una persona cercana al gobernador que se va el primero de noviembre que viene, Francisco Arturo “Kiko” Vega Delamadrid, para que durante cinco años le cubriera las espaldas por sus manejos.

Sustentar esta sospecha a la altura de denuncia es muy difícil. Lo cierto que este chaqueteo escandaloso huele a corrupción.

Pero más allá de que eso se pruebe o no, lo cierto es que huele a laboratorio electoral.

Si lo consumado en Baja California no es revertido por alguna corte judicial que se anime a defender los principios constitucionales, se está sentando un precedente en la política nacional de grave índole: dejaría establecido que cualquier constitución mexicana, incluyendo la de los Estados Unidos Mexicanos, puede modificarse a modo de quien esté dispuesto a hacerlo: por cualquier método.

De esta manera, el presidente López tendría allanado el camino para prolongarse en el poder los años que quiera. Como lo hizo su admirado Benito Juárez; como lo hizo el villano favorito de la telenovela de la historia de México, Porfirio Díaz.

A pregunta directa sobre este tema, el presidente dijo que él no cree que esto suceda porque “son otros tiempos” y el pueblo no puede ser engañado.

No.

El pueblo simplemente puede ser consultado a mano alzada para decidir si al lema de Sufragio Efectivo No Reelección le quitamos la segunda parte o de plano lo borramos.

PILÓN.- ¿Qué tiene el importante diario inglés especializado Financial Times que no tenga la corona española, el gobierno y el pueblo de España, o el mismo Papa?

Si a Felipe el presidente López le puede exigir, por vía de una carta que ya nadie quiere recordar, que pida perdón con su gobierno y su pueblo a México por las barbaridades que los conquistadores cometieron en contra de nuestros pueblos originarios, y al Papa que lo haga por la imposición de una fe lejana y ajena que acabó, dicen, con la cultura indígena, con más facilidad puede exigirle al periódico londinense que presente disculpas.

¿Cuál fue el pecado? Publicar un editorial de su consejo en el que recomienda al presidente de México que abra los ojos y se entere de la verdadera verdad económica de su país.

felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.