Para los usuarios del sistema de transporte denominado Ecovía, trasladarse por este medio resulta ser toda una odisea, pues a diario sufren diferentes complicaciones para poder abordar las unidades y llegar a su destino.

A lo largo de sus 41 estaciones se puede observar la gran problemática que aqueja a la Ecovía, problemas que van desde pequeños detalles técnicos hasta pésimas condiciones en sus instalaciones y unidades.

Desgraciadamente, lo que hace cinco años pintaba ser una alternativa en el sistema del transporte estatal, resultó ser un verdadero dolor de cabeza para los usuarios, ya que la falta de unidades y el deterioro de las que operan provocan un caos a ciertas horas del día, cuando la afluencia de personas es mucho mayor.

Y mientras cada vez se ven menos unidades transitando, en la terminal Valle Soleado se pueden observar poco más de 20 unidades fuera de servicio.

Durante un recorrido se pudo constatar las malas condiciones en las que opera la Ecovía: puertas casi abiertas, sin asas para detenerse o apoyarse, asientos rotos, infraestructura a punto de desprenderse, unidades sin asientos o con goteras, entre muchas otras irregularidades que merman la calidad del servicio.

Aunado a lo anterior, otras de las problemáticas que enfrentan los usuarios al usar la Ecovía está el pésimo servicio que ofrecen las máquinas de venta y recarga, las cuales carecen de rapidez al momento de realizar movimientos, así como también no dar cambio y tener que pagar el importe exacto de la recarga, lo cual complica aún más el abordaje a los usuarios. Los pasajeros tienen que hacer fila por lo menos 35 minutos en algunas estaciones como la de Mitras para poder abordar alguna unidad.

“Se hace la fila espantosa, a veces hasta se están aventando o hasta peleando con tal de subirse y agarrar lugar”, comentó Ada Guajardo Sánchez, usuaria de la Ecovía.

Guajardo Sánchez, comentó que otros de los problemas de las unidades es que el clima tampoco funciona, lo cual en tiempo de calor hace aún más infernal el subirse a una unidad de Ecovía: “El servicio es deficiente, las unidades se están deshaciendo, las puertas vienen casi abiertas, no tiene uno de donde agarrarse, todo va de mal en peor”.

Si bien, hace algunos meses el Gobierno del Estado anunció nuevas unidades de dos pisos para la Ecovía, de acuerdo con lo que dicen los usuarios son casi fantasmas, pues muy pocas veces se les ver circulando, con la limitación de que sólo pueden hacerlo de la Estación Lincoln a la Estación Mitras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.