El 51% de los votantes registrados de los Estados Unidos consideran que el presidente Trump es racista, de acuerdo con una encuesta de la Universidad de Quinnipiac realizada entre el 25 y el 28 de julio.

La encuesta fue aplicada apenas días después de los ataques de Donald Trump contra un grupo de cuatro congresistas y mujeres de color. Entre ellas se encuentran Alexandria Ocasio-Cortez, de origen latino, e Ilhan Omar, de origen somalí, a quienes exhortó “regresar” a sus países de origen, pese a tratarse en todos los casos de ciudadanas estadounidenses.

La retórica racista del presidente de Estados Unidos alcanzó su punto más álgido en un reciente evento de campaña, cuando un grupo, aparentemente espontáneo, de sus seguidores, comenzaron a gritar “mándenla de regreso, mándenla de regreso”, en aparente referencia a Omar, quien también profesa la religión musulmana.

No se trata de la primera acusación de racismo contra el magnate inmobiliario. En 2015, arrancó su campaña acusando a los migrantes indocumentados de origen latinoamericano, principalmente de origen mexicano, de “criminales” y “violadores”. La declaración, que a la larga le resultó benéfica en su camino a la presidencia norteamericana, causó polémica en su momento.

En otra ocasión, el mandatario norteamericano se refirió a los países de África y a Haití, otro lugar que envía refugiados que intentan ingresar a los Estados Unidos, como “agujeros de mierda”.

La división entre los consultados por la encuesta en líneas raciales es más que evidente. Mientras que las personas de origen afroamericano en un 80% consideran racista al mandatario, las personas blancas lo consideran apenas en un 46%.

Más de la mitad de los electores registrados en Estados Unidos consideran que su presidente es racista, de acuerdo a una encuesta reciente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.