La Fiscalía General del Estado de Coahuila cambió la primera versión del Ministerio Público sobre el asesinato de un migrante de origen hondureño frente a su hija de 8 años en Saltillo, Coahuila, ocurrida la noche del pasado 31 de julio. De acuerdo con la nueva investigación, la víctima fue asesinada por encontrarse a mitad de un operativo contra las prácticas de narcomenudeo que derivó en una persecución a balazos.

“Seis agentes de investigación criminal adscritas a la Fiscalía General del Estado perseguían a cuatro presuntos narcomenudistas que tenían identificados. Al llegar dos unidades, identifican a las personas y tienen una confrontación, huyen del lugar y según el informe escuchan dos detonaciones de armas de fuego”.

De acuerdo con el fiscal general de la entidad, Gerardo Márquez Guevara, el grupo de agentes se dividió, llegaron a la zona cercana al ferrocarril donde había un grupo de migrantes que se dispersó. Luego, encontraron al hombre malherido en el suelo, y según llamaron a la Cruz Roja, pero ya no se pudo hacer nada.

La primera versión decía que presuntamente, a la altura del ferrocarril, 4 hombres agredieron verbalmente a los policías, uno de ellos saca un arma comenzó a disparar por lo que los oficiales repelieron la agresión y la víctima murió por dichos disparos.

Casa migrante condena actuación de autoridades

La Casa Migrante Saltillo y organizaciones defensoras de derechos humanos condenaron que tanto el gobierno local como federal, no tomen en cuenta el testimonio de los testigos y sobrevivientes del ataque, mismos que observaron la agresión por parte de elementos de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración.

Luego de un comunicado en conjunto que emitieron la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Secretaría de Relaciones Exteriores y el INM, donde expresan que personal federal no participó en lo sucedido en Saltillo, el refugio de la misma ciudad dijo que primero escuche otras versiones.

Asimismo, demandó violaciones a los derechos humanos de los migrantes y exigieron justicia por el asesinato de Marco, identificado de esta forma por el Estado hondureño y su hija de 8 años.

Finalmente, la FGE dijo que los 6 elementos que participaron en los hechos, están siendo investigados para determinar su responsabilidad en la muerte del migrante; además, personal de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila y de la Casa Migrantes participan en las diligencias.

Foto propiedad de: Alejandro Rodríguez / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.