Por Obed Campos.

Aunque a muchos les ha parecido benévola esta temporada de canícula, época del año con los más altos índices de calor que vivimos en el norte de México, los que no dicen lo mismo son los casi 20 mil habitantes del norteño municipio de Anáhuac, Nuevo León, los cuales ayer cumplieron cinco días sin servicio de agua en sus casas.

La canícula comenzó el 12 de julio pasado y termina el 20 de agosto próximo y gracias a las lluvias ha sido menos “perra”.

Pero en pleno desierto, a 200 kilómetros de Monterrey, a 66 kilómetros de Nuevo Laredo y a poco más de 72 kilómetros de la frontera de Nuevo León con Texas, la temperatura promedio en Anáhuac ha sido de 40 grados en los últimos días.

Ayer platiqué con varios vecinos y me dijeron que el priista Desiderio Urteaga Ortegón, quien es alcalde por tercera ocasión de Anáhuac, poco, o más bien nada ha hecho por apurar la reparación de las bombas ubicadas en la Presa Salinillas, a unos 40 kilómetros de distancia de la cabecera municipal.

Para que se ubique usted, mi querido lector, hace unos días Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, gobernador de Nuevo León, manifestó la brillante idea de construir ahí, en el municipio de Anáhuac, una ciudad para dar albergue a los migrantes en su paso rumbo a los Estados Unidos.

Pero si no hay agua para los vecinos… menos para la visita.

Las quejas de los anahuacenses no acaban. Me dijeron que es cierto que se implementó un sistema de pipas para abastecerlos del vital líquido, pero que aparte de que no les avisaron a tiempo, las pipas han sido insuficientes.

Pamba loca por secesionista

Lo mínimo que se ganó, por sus arranques secesionistas, fue una pamba loca virtual. Porque si la proposición viniera de cualquier hijo de vecino, no pasaría de ser una mala broma, pero no, al Coordinador de Relaciones Públicas y Protocolo del Estado de Nuevo León, Mohammed Erfan Elbahra Alsabah, se le ocurrió hacer la siguiente cuestión en su página de Facebook: “Ante las constantes negativas de apoyos del Gobierno Federal a N.L ¿Valdría la pena pensar en la creación de un estado autónomo?”.

Ya sabrá usted la alborotada de gallera que se dio en las redes con la mayor parte de las posiciones en contra y uno que otro loquito de esos que sueñan que nos independicemos de México para que nos acojan (¡Ajá!) los Estados Unidos.

Alguien que le dé una lección de historia a Erfan, quien si bien es ciudadano mexicano, tal parece que no conoce bien la historia del estado.

obed@sdpnoticias.com

@obedc