El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés rechazó los señalamientos del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien destacó este lunes 19 de noviembre que las críticas por parte de gobernadores y funcionarios panistas contra Rosario Piedra, son un exceso y un caso de intolerancia.

Por medio de su cuenta de Twitter, Cortés Mendoza destacó que la postura de Acción Nacional ante el nombramiento de Piedra Ibarra no es contra ella como tal, sino contra el proceso de selección que se llevó a cabo en el Senado de la República, el cual insistió, se trató de un fraude.

Debido a ello, el dirigente nacional blanquiazul expuso que el problema no es la actual Ombudsperson, sino la operación de Morena en la Cámara alta, que dijo, culminó con una imposición.

De la misma forma, Cortés reiteró que, con la elección de Piedra Ibarra, a quien acusó por omitir que formaba parte de Regeneración Nacional, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, perderá tanto su autonomía como su legitimidad.

“El problema no es Rosario Piedra, es el fraude que hicieron para imponerla, que mintió ante el Senado ocultando formar parte de órganos directivos de Morena como Consejera Nacional y Estatal. Es la pérdida de autonomía y legitimidad de la CNDH”.

Sobre los señalamientos de López Obrador, el senador del PAN Damián Zepeda indicó que las críticas al nombramiento de la nueva titular de la comisión, no se tratan de actos de intolerancia, sino que expuso, surgen tras una elección que afirmó, fue ilegal, además de que aseguró que usurpó el cargo por la vía del fraude: “Lo que hay es una elección ilegal en CNDH. No fue ella electa con los votos necesarios por ley. Eso es usurpar el cargo y fue vía fraude”.

En su conferencia mañanera, el titular del Ejecutivo federal destacó que la elección de la activista molesta a los “conservadores”, a quienes acusó de actuar con intolerancia y falta de respeto, además de asegurar que en su actuar, mantienen una postura “revanchista”.

Fotografía: archivo/ Cuartoscuro