Sin que reparemos mucho en ello, a las aplicaciones de citas como Tinder o Grindr, les damos una cantidad de información impresionante; desde la edad, el nombre, la ubicación y los gustos musicales, hasta nuestra orientación sexual. Todos esos datos los venden a terceros, denunció en un informe un organismo Noruego.

El Consejo de Consumidores de Noruega detalló que las aplicaciones para conocer personas o concertar citas, comparten, entre otras cosas, la ubicación de sus usuarios y las direcciones IP desde las que se conectan a Internet, con empresas dedicadas a la publicidad en estas plataformas.

A pesar de que los datos se venden con el objetivo de mejorar la eficiencia de los anuncios publicitarios y la experiencia del usuario de las aplicaciones, el organismo dedicado a velar por los intereses de los consumidores noruegos destacó que compartir datos con terceros es “una violación descarada a los derechos europeos de privacidad de los usuarios”.

El informe titulado “Out of control” (Fuera de control) sobre la recopilación y el uso de datos personales por parte de 10 de las aplicaciones más usadas en teléfonos móviles, señala que “la industria publicitaria está infringiendo sistemáticamente la ley”, pues “cada que un usuario abre Grindr, las empresas publicitarias conocen su ubicación y los identificadores utilizados para iniciar sesión (en redes sociales)”.

Al mismo tiempo, el activista Max Schrems, acusa que al compartir estos datos, las aplicaciones también revelan la orientación sexual de cada usuario, sobre todo en el caso de las enfocadas en un público específico, como Grindr que es sólo para personas que se identifican como hombres trans, gay, bisexual o pansexual.

En el informe también se mencionaron a otras plataformas que venden datos, entre ellas, My Talking Tom y Clue and MyDays.

Fotografía: Yogas Design / Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.