Por Obed Campos

Tal parece que el alcalde del municipio de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, el supuestamente “verde”, Ernesto Quintanilla Villarreal, no se ha dado cuenta que su municipio ya no es una ranchería y que no puede manejarlo por antojos o por ocurrencias.

Digo que Quintanilla Villarreal es “verde”, porque llegó al poder por el Partido Verde Ecologista, aunque no creo que su vocación sea salvar al planeta.

Cadereyta tiene casi 90 mil habitantes, y se encuentra a 38 kilómetros del centro de Monterrey, así que por geografía y demografía, el municipio ya se puede considerar como parte de la zona metropolitana de la capital de Nuevo León… Aunque muchos, como el propio alcalde, insistan ver al municipio, que tiene una refinería de Pemex, como si fuera parte rural del estado.

Esta es la única explicación que se le encuentra a la decisión de Quintanilla Villarreal, de desarmar a sus policías y mandarlos así, sin pistolas, a patrullar a las calles.

Porque hay que ver otro dato importante: Cadereyta ha estado en el ojo del huracán desde hace años, en cuestión de inseguridad.

Es una “plaza” peleada por la delincuencia organizada porque es la puerta del área metropolitana de Monterrey a la frontera y un día sí y el otro también, en Cadereyta se dan ejecuciones y delitos de todo tipo.

Pero esta vez los policías no se quedaron de brazos cruzados, o más bien, sí, porque decidieron hacer un paro de labores y con justa razón.

Y además del desarme, los polis se quejaron de los extenuantes turnos a que son sometidos.

Ya no se supo si Roberto Jacinto Martínez Peinado, el ex Policía Federal de Caminos, que cobra como Secretario de Seguridad en Cadereyta, pudo arreglar el entuerto, pero si así, por caprichitos, el alcalde va a manejar la seguridad de su municipio, sería mejor rendirse, porque esa guerra está perdida.

ECOLOGISTA DE A DEVERAS

Para la foto de las redes sociales, hablando de ecologistas, todos los políticos de todos los partidos salen verdes.

Los problemas ambientales que se viven en el mundo, son convertidos en raja política, y acá en Nuevo León, tiene ya tiempo de que los dimes y diretes en torno al Parque Nacional Cumbres, concretamente por la intentona de hacer un fraccionamiento en la zona de La Huasteca y en la que no pocos políticos tienen metida la mano, se ha puesto de moda.

Pero una sola diputada, Claudia Tapia Castelo, de Morena, ella ha tomado el toro por los cuernos y ya exigió que se inicie un juicio político contra Manuel Vital, quien cobra como Secretario de Desarrollo Sustentable de Nuevo León, por la irresponsabilidad con la que se han manejado los temas ecológicos en el estado.

Ocupamos más Claudias en todo el gobierno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.