La crueldad humana puede no tener límites cuando se trata de ganar dinero, no importa que esto sea a expensas de un ser vivo indefenso. Así se comprobó en Madrid cuando las autoridades locales desmantelaron dos criaderos de perros chihuahua y pomerania que eran vendidos hasta en 60 mil pesos (3 mil euros).

De acuerdo con los informes de las autoridades y la prensa europea, 270 perros fueron rescatados en deplorables condiciones y muchos de ellos habían sido sometidos a una intervención quirúrgica con la que les cortaban las cuerdas vocales, supuestamente para no alertar a los vecinos sobre su presencia. Sin embargo, no se sabe cómo los vendían después bajo esta condición.

Tras el rescate, los ejemplares, casi todos cachorros de pocas semanas de nacidos, fueron puestos bajo custodia de diversas organizaciones civiles que trabajan en pro de los derechos de los animales, pero aún está por definirse que se hará con ellos, según indique el Juez de Instrucción de Arganda del Rey encargado del caso.

La Policía Nacional informó que en los lugares registrados se detuvo a dos veterinarios que, presumiblemente, realizaban la operación y se encargaban de cuidar a los perros hasta que eran vendidos. También hallaron a dos crías muertas y congeladas que los responsables envolvieron en papel periódico.

Aunque a inicios de 2019 una llamada anónima alertó sobre la presencia ilegal de los perros, no se actuó hasta que la dueña del negocio intentó deshacerse de 12 chihuahuas con huellas de maltrato. Tras la desarticulación de un primer criadero en Meco, las autoridades encontraron el principal ubicado en Arganda del Rey, ambas, poblaciones de la capital de España.

En la vivienda de Arganda se encontró un sótano en terribles condiciones sanitarias en donde los perros se separaban en tres grupos: zona de crías, zona de venta y zona de animales listos para reproducirse.

Fotografía: Alicia Gauthier / Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.