La Confederación Internacional de Trabajadores (CIT) enfrenta grandes retos porque a la oscuridad de tres sexenios del neoliberalismo se mancillaron los derechos laborales, indicaron sus líderes y agremiados.

Al cumplirse el primer aniversario de esta organización, que encabeza el senador Napoleón Gómez Urrutia, la CITseñaló que ha contribuido a mejorar las condiciones de la clase trabajadora y ha promovido una nueva esperanza no sólo para el presente, sino también para las futuras generaciones.

Por eso es tan importante nuestra agrupación, ya que parte de la premisa fundamental es que los cambios vienen desde abajo, es decir, desde sus bases, y enarbola los principios de democracia y libertad sindical, fortaleciendo la unidad, el trabajo organizado y estructurado 

Según Gómez Urrutia, la  CIT tiene presencia en la Ciudad de México, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Puebla, Tlaxcala, San Luis Potosí, Durango y, próximamente, Sonora, Sinaloa, Jalisco y Colima.

Externó tener el orgullo de la oportunidad histórica y el respaldo de las personas trabajadoras de México para apoyar con autonomía esta transformación, retomar los principios de honestidad, autonomía y libertad sindical, siendo las bases para construir un futuro digno y decente para todos.

La central obrera destacó que el liderazgo de Gómez Urrutia ha sido fundamental para que la CIT, que cuenta con 640 mil agremiados y 105 organizaciones, sea importante en estos tiempos de transformación y que se empiece a consolidar como una auténtica representación de los trabajadores del país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.