Con una multa de 100 euros y hasta penas de tres meses en la cárcel por desobediencia y cuatro años por atentado a la autoridad, puede ser sancionado quien no cumpla las medidas incluidas en el decreto que declara el estado de alarma en España ante la crisis sanitaria por el coronavirus.

Quienes incumplan las medidas podrán recibir sanciones de entre 100 y 600 euros por retirar una valla o precinto, de hasta 30 mil euros por negarse a identificarse ante un agente o de 60 mil por conductas que pongan en grave riesgo la salud de la población.

Entre las medidas se encuentra la limitación de desplazamientos, permitiendo que los ciudadanos únicamente puedan moverse en la calle para ir al trabajo, regresar a casa, así como comprar alimentos y medicinas. Por desobedecer esta medida, algunas personas ya se han hecho acreedoras a ciertas multas:

Por el delito de desobediencia a los agentes de la autoridad o al personal de seguridad privada, la pena es de uno a tres meses de cárcel. El de atentado prevé penas de hasta cuatro años de prisión (el personal de salud está incluido entre los agentes de autoridad).

El gobierno español asegura que el decreto no ha hecho especial énfasis en el régimen sancionador, ya que las condiciones de la declaración del estado de alarma no responden a un escenario de disturbios conflictos en la calle.

Casi 300 muertes en España por Covid-19

España informó que hasta el momento, 15 de marzo, ya son 288 las personas muertas y alrededor de 8 mil infectados por la pandemia del coronavirus.

El 14 de marzo, el número de decesos reportados era de 136 muertos y 5 mil 700 infecciones, casi la mitad de ellas concentradas en Madrid. Ese mismo día el gobierno decretó estado de alerta e impuso serias restricciones al movimiento de sus habitantes para frenar los contagios en España, el segundo país europeo más afectado después de Italia.

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, anunció la noche del sábado el confinamiento casi total del país de 46 millones de habitantes y dijo que sólo podrán salir de sus casas para comprar alimentos o medicinas, ir a trabajar o cuidar de personas dependientes.

Los comercios no esenciales, escuelas, museos, restaurantes y centros deportivos están cerrados en toda España, mientras que las procesiones religiosas previstas para Semana Santa fueron canceladas en ciudades Sevilla y Andalucía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.