El gobierno de Sao Paulo confirmó hoy que se registraron disturbios, rebelión y fugas de prisioneros en al menos cuatro centros penitenciarios, que estarían relacionados con la medida de suspender la salida de internos para evitar contagios por el Covid-19.

En el ala semiabierta de la Penitenciaría II de Mirandópolis se registró el escape de más de mil prisioneros, de acuerdo con versiones de la prensa local, aunque el Sistema de Administración Penitenciaria aún no ha determinado el número exacto de internos prófugos.

Oficiales de la prisión declararon al periódico Folha de Sao Paulo que escaparon más de mil prisioneros.

El gobierno atribuye el motivo de la fuga a la suspensión temporal de la salida que permite a internos del régimen penitenciario semiabierto el salir de las instalaciones y regresar.

El fin de la medida, de acuerdo con las autoridades, es evitar que quienes salgan contraigan el Covid-19 y al volver lo contagien a otros prisioneros y personal de custodia.

Los otros penales que registraron disturbios e insubordinación son Tremembé, Porto Feliz y Mongaguá, según el comunicado del gobierno. De acuerdo con Folha de Sao Paulo, la tensión en las cárceles también ha aumentado recientemente debido a la prohibición de visitas a algunas unidades.

El gobierno no ha dado cifra oficial de personas que escaparon, ni muchos detalles sobre los incidentes. Úncamente aseguró que la Policía Militar ha recapturado a 174 prisioneros y que ha controlado la situación. «La rápida intervención pone fin a la rebelión», dice en su último comunicado.