El 24 de marzo de 1996 quedó marcado para las dos aficiones en los conjuntos de casa en la Sultana del Norte, hubo un ganador y un descendido, mientras que por esto, producto normal de la situación, también uno que echa carilla y otro que debe aguantarla.

Ahora quienes demostraron su felicidad por dicha fecha fueron los propios aficionados de los Rayados del Monterrey, quienes en una cantidad de tres personas, todos ellos varones y con su casaca albiazul, se dieron cita en las inmediaciones del estadio universitario y presentaron una manta respectiva al clásico del descenso en 1996, fecha donde Tigres perdió la categoría y bajó a la segunda división tras perder con la Pandilla por marcadores de dos goles a uno tras los tantos de Sergio Verdirame y Luis Miguel Salvador, futbolistas en ese entonces de los albiazules.

Dicha manta hacía hincapié en que la “flama se apagó y jamás volvió”, dando a entender con esto que la propia institución felina, entonces comandada por la UANL, dueña del equipo en los años 90, había desaparecido tras esa dolorosa derrota en el año de 1996.

Y dicha aseveración la reforzaron con un mensaje que dejaron en la parte baja de la manta, donde se despiden de manera reiterativa del cuadro de la UANL y festejaron su 24 aniversario luctuoso tras el clásico del descenso en el año 96.

“Q.E.P.D Tigres de la UANL, 24 aniversario luctuoso”, se leía en la manta de color blanco la cual se sostenía por tres simpatizantes al Club de Futbol Monterrey.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.