Por Obed Campos

¿Qué pretexto han usado los avicultores o los comerciantes de huevo para haber subido ese producto de la canasta básica hasta 90 pesos el kilo?

Ninguna. No tienen cara para salir a decir pío y ni modo que culpen al estratosférico aumento al Covid-19.

La otra pregunta que cabe en este caso es qué hace la Procuraduría Federal del Consumidor, en este caso, que evidentemente está bajo su jurisdicción.

Pues tampoco nada, porque el precio del huevo sigue igual de alto y ya cumplió una semana de su repentino aumento.

Que los empresarios sean exitosos es una cosa que a todo el mundo debe de darle gusto, pero que se aprovechen de la situación… Eso es otra cosa.

Ahí está la nota que publica hoy en Monterrey el periódico El Horizonte y que pone como “ganones” de esta crisis de salud a fabricantes de productos de higiene personal y del hogar, plataformas de entretenimiento por streaming, aplicaciones de reparto de comida a domicilio, y laboratorios y hospitales privados.

La nota de marras cita a Enoch Castellanos, presidente de la Canacintra, quien dijo que fabricantes geles con 60% del alcohol han aumentado hasta en 800 por ciento sus ventas y su demanda no es nada más nacional, porque no se dan abasto para exportar sus productos a China, Italia, Argentina, Estados Unidos.

Los otros triunfadores de esta crisis, los fabricantes de productos de higiene, pues se les entiende, porque ha llegado incluso al desabasto de productos como el papel higiénico.

Las plataformas de streaming, como Netflix o Amazon, tienen que estar haciendo su agosto ante “tanto cliente cautivo”… y encerrado.

Y lo de los sistemas, también digitales, de reparto de comida, la explicación está de más. Han sido de alguna manera la tabla de salvación de los restauranteros al encargarse de entregar comida a domicilio.

Ahora que es obvia la jauja de hospitales privados y laboratorios de análisis clínicos…

Como digo, que bueno que no a todos nos vaya mal en esta crisis. No se le debe desear el mal, ni físico ni económico, ni de ninguna otra manera a nadie.

A nadie, excepto para los acaparadores del huevo, que, a sabiendas que en muchos casos no es producto de la canasta básica, sino el ÚNICO PRODUCTO al alcance de tantos mexicanos, lo encarezcan tan criminalmente.

obed@sdpnoticias.com
@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.