El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió el 27 de marzo una orden que intenta forzar a la fabricante de autos, General Motors (GM), a producir respiradores artificiales para enfermos con coronavirus.


Trump se basó en la Ley de Producción de Defensa para ordenar a la ensambladora a acelerar su compromiso de fabricar ventiladores en una de sus plantas automotrices después de retrasos en las negociaciones. Esta ley permite movilizar, en circunstancias excepcionales, al sector industrial privado para atender las necesidades de seguridad del país.”GM estaba perdiendo el tiempo. Esta decisión ayudará a garantizar la producción rápida de respiradores que salvarán vidas estadounidenses”.Donald Trump. Presidente de Estados Unidos

Horas antes, Trump había exigido en Twitter a General Motors yFord movilizarse para fabricar los respiradores. GM dijo que tenía un acuerdo con el fabricante de equipos médicos Ventec Life Systems para hacer estos aparatos en su planta automotriz de Kokomo, Indiana, y que podría comenzar a enviar algunos respiradores en abril.

Los respiradores de Ventec son portátiles y pueden usarse en pacientes en cuidados intensivos. Tienen un costo de alrededor de 18 mil dólares cada uno (435 mil pesos mexicanos), dijo el director de estrategia, Chris Brooks.

De fabricar autos a equipo médico

Además de los ingenieros de General Motors y Ford en Estados Unidos, los de PSA y Renault (todos participantes en la Fórmula 1), han participado en la fabricación de equipo médico por la emergencia sanitaria que se vive en el mundo por el Covid-19.

Los ingenieros de coches participan en este tarea por su experiencia en la utilización de impresoras 3D o por las capacidades industriales como las que posee la francesas Guyancourt (Yvelines), el mayor centro de investigación y desarrollo en ese país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.