Para hacer más amena la cuarentena impuesta por la pandemia global de coronavirus, cada vez son más los artistas y rostros conocidos que mantienen un contacto directo con sus fans a través de conciertos o charlas en sus redes sociales. Es el caso de Miley Cyrus, que una vez a la semana realiza una entrevista a un personaje famoso a través de Instagram Live. Una de sus últimas invitadas ha sido Selena Gomez quien, animada por la comodidad de esa conversación íntima y personal, reveló que padece un trastorno bipolar.

 Gomez contó que, tras mucho tiempo buscando una explicación a sus cambios de humor tan bruscos, al final encontró la respuesta. “Hace poco fui a uno de los mejores psiquiátricos, el McLean Hospital de Massachusetts, en Estados Unidos, y me percaté por fin de que, después de años pasando por muchas cosas diferentes, esto es un trastorno bipolar“, contó la cantante con naturalidad sobre sus problemas mentales.

La exchica Disney confesó que no tiene miedo a su diagnóstico y para ella ha sido una liberación después de años de dudas e incertidumbres, porque ahora tiene toda la información en su mano para poder avanzar. “Cuanta más información tengo, más me ayuda”, y añadió: “No me asusta, una vez que sé en qué consiste […] Cuando finalmente decidí que quería saberlo todo se me quitó el miedo a esta enfermedad, no tengo miedo”.

Con su discurso, la intérprete de Wolves admitió que, aunque se trata de un problema serio, con el tratamiento adecuado se puede llevar una vida completamente normal. Insistió en la necesidad de tener información y conocimiento para enfrentarse a esta situación y recordó un episodio que le ocurrió cuando era niña. “Tenía miedo a las tormentas eléctricas y mi madre me compró muchos libros sobre tormentas eléctricas. Me dijo: ´Cuanto más te eduques en esto, menos lo vas a tener”. Informarse sobre ello para superar su miedo le funcionó y ahora, con el trastorno bipolar, le ha ocurrido lo mismo.

A sus 27 años, no es la primera vez que Selena Gomez habla tan abiertamente de sus problemas mentales. Además del lupus que padece, y que le obligó a someterse a un trasplante de riñón hace apenas tres años, la artista ha contado en numerosas entrevistas sus problemas de ansiedad y depresión, en su mayoría provocados por alcanzar la fama desde tan joven y a raíz, especialmente, de su relación de idas y venidas con Justin Bieber.

En febrero de 2018, Selena Gomez sufrió una crisis emocional que la llevó a ingresar en un centro donde se sometió a un programa de dos semanas para tratarse la depresión y la ansiedad. Unos problemas por los que unos meses después, en octubre de aquel mismo año, volvió a ingresar en un centro psiquiátrico, donde permaneció dos meses. Ahora admite sentirse bien consigo misma y considera que la medicación es clave para los problemas mentales. “Me siento bien. Estoy tomando la medicación adecuada para mi enfermedad mental. Creo firmemente en la necesidad de hacerte chequeos con tu terapeuta y con tu doctor”, explicaba a principios de este año la propia Gomez en una entrevista en la radio pública estadounidense.

El reencuentro de Miley Cyrus con Selena Gomez no ha sido único. A lo largo de estas semanas, Cyrus ha contactado con antiguas amigas de la factoría Disney con quienes había perdido el contacto a lo largo de estos años y ahora, en plena cuarentena, ha querido retomar la amistad. “Estoy muy feliz de que hayamos vuelto a tener relación. Eso es suficiente. Conectar con las personas y hacer saber que tú estás ahí”, le contó Selena Gomez a Cyrus. Lo mismo le dijeron Demi Lovato y Hilary Duff, con quienes quedó en verse cuando la pandemia y el confinamiento lleguen a su fin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.