Tal parece que ahora sí la cerveza comenzó a escasear y esto ha provocado que muchos establecimientos reporten grandes de filas de clientes que buscan, aunque sea un six para pasar el resto de la cuarentena.

Grandes filas, poca mercancía y altos precios, han sido el común de denominador durante estos últimos días, pues de acuerdo a diversos establecimientos solo queda cerveza para diez días.

Muchos de los refrigeradores y hieleras de tiendas de conveniencia, supermercados y expendios lucen vacíos y sin producto alguno.

La sequía ha provocado que en los pocos negocios donde queda producto, este se encarezca y cueste más de lo normal, hecho que han reprobado los clientes, pues lo vendedores tratan de hacer su agosto en pleno mayo.

“Nos están vendiendo  hasta en 200 pesos el six, cuando antes lo daban entre 75 y 90 pesos, mientras que el doce no lo están dejando caer en 300 pesos”, comentaban clientes.

Asimismo, en algunos establecimientos se está vendiendo la pieza de cerveza en hasta 35 pesos y con un límite de cuatro por cliente.

Otros de los problemas que ha desencadenado la “sequía de cerveza“, es que es tanta su urgencia por surtirse de ella, que han olvidado aplicar la sana distancia y se aglomeran en los establecimientos en busca de alcanzar un poco del producto.

Los comerciantes aseguran que será cuestión de días para que la cerveza se acabe por completo y que los clientes tengan que esperar hasta que los distribuidores vuelvan a surtir cada uno de sus negocios.