Prestadores del servicio de transporte escolar se sumaron este miércoles a los sectores que piden apoyo estatal y federal para subsistir durante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Luego que el gobierno del Estado descartara el regreso a clases presenciales en educación básica y anunciara la conclusión del ciclo escolar través del programa Escuela TV, cientos de conductores de esta modalidad de transporte se hicieron presentes a las afueras de Palacio de Gobierno.

Desde tempranas horas comenzó el arribo de los trabajadores, quienes estacionaron sus unidades amarillas sobre un carril de la calle Zaragoza.

Lo anterior en un llamado de auxilio, pues desde el pasado mes de marzo dejaron de percibir ingresos luego que el Estado cancelara las clases como medida preventiva para evitar la propagación del virus.

Si bien el periodo sería solo de 15 días, el escenario se prolongará tentativamente hasta el mes de agosto.

“Ahorita estamos buscando apoyos por parte de la Federación en el programa de Bienestar de los préstamos a la palabra. Desafortunadamente vimos que algunos Municipios no están dentro de ese programa, entonces tratamos de buscar el apoyo del Estado pues para hacer un poquito de ruido”.

“Somos dueños del transporte escolar, ahorita nos está afectando nuestra falta de ingresos, nuestra falta de trabajo ya que terminó el ciclo (presencial) el 13 de marzo y en automático quedamos desempleados”, sostuvo Lucero González, vocera de los afectados.

Se estima que un 70 por ciento del padrón, el cual es de alrededor de mil 800 unidades, son dueños.