Por Obed Campos

Se llama Hernán Cortés… Lozano, el alcalde del pequeño municipio de Hidalgo, Nuevo León, emanado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM, negocio de la familia del “Niño Verde” Jorge Emilio González Martínez).

Y del 12 de mayo para acá ha tenido muchas noches tristes, porque la policía desintegró una célula del crimen organizado en su municipio, que era encabezada por un regidor de su mismo partido.

Aquí ya no cabe la pregunta de por qué no estaba enterado el alcalde –en un municipio de poco más de 15 mil habitantes. Cabe más bien la máxima policíaca: si sabía era por cómplice y si no sabías, era por pen…

Porque esta historia parece salida de películas como “El Infierno”, en la que cabe el pleonasmo de “pueblo chico, infierno grande…”

Pero el caso es que el regidor Manuel Ramiro y sus cómplices, de no poca peligrosidad, ya están a buen recaudo y sujetos a proceso.

Las autoridades catearon la casa del regidor y decomisaron, aparte de la droga (mariguana y metanfetamina, en cantidad suficiente para comercializar) varios vehículos y quien sabe qué más.

De los 51 municipios de Nuevo León, alcaldes emanados del PVEM gobiernan en cuatro, Cadereyta Jiménez, Los Herreras, Marín e Hidalgo.

Y si bien los trajines policíacos, de cateos y reconstrucciones de hechos no han dejado calma en el municipio de Hidalgo, hay quienes se preguntan ¿cuál es el árbol de la noche triste de Cortés Lozano?

Y yo me pregunto: ¿Tendrá una Malinche por ahí?

obed@sdpnoticias.com
@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.