Por Eduardo Campos Sémeno

Diario del Coronavirus 077. 31 de mayo de 2020

6,137,154 infectados confirmados

371,118 muertes reportadas

10:15 P.M.

Te das cuenta de que el mundo va a ser un poco diferente de aquí para adelante, cuando el sistema operativo de Apple realiza una actualización para que su función de identificación de rostro (Face ID) en Iphones y Ipads pueda reconocer al usuario aún utilizando un cubre bocas (face mask).

Muchos países, y México con variantes dependiendo de ubicación geográfica, empiezan este 1 de junio a salir de sus casas, a reactivar la economía paulatinamente, pero todavía con algo o mucho de riesgo. Como dice un meme que circula en las redes: “No salimos de la pandemia, salimos de casa CON la pandemia”.

Así es, los números de infecciones por estos días todavía son preocupantes, pero como que ya todos aceptamos, hasta las autoridades sanitarias, que es insostenible permanecer encerrados y en parálisis económica después de 70 días.

La zona metropolitana de Monterrey ya abrió restaurantes y para este lunes deben abrir muchos comercios, incluyendo plazas comerciales. Será cuestión de ir viendo cómo siguen las estadísticas que presentan las autoridades para saber si vamos bien o nos regresamos.

Como que todos estamos resignados ya a que viviremos con la amenaza del coronavirus. Las conductas sociales, sobre todo en esta primera etapa, variarán mucho dependiendo de qué tan vulnerables nos veamos de manera individual o cuánto miedo le tengamos a la enfermedad.

Ya sabemos que en zona de riesgo están las personas mayores de 60 años, aquellos con enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión y/o con grados importantes de obesidad. Esos a cuidarnos más, a ser más precavidos, porque nomás no hay de otra. Si de alguna manera podemos seguir guardados, mejor.

Claro que así como los ciudadanos tendremos decisiones y retos individuales para funcionar en esta etapa de la sociedad, los gobiernos a todos los niveles tendrán los suyos propios.

A nivel federal las políticas sanitarias y económicas generales, la coordinación de los hospitales y los recursos médicos, el mantenimiento de las camas de urgencia que durante la pandemia corren el peligro de ser insuficientes, los estímulos financieros, los semáforos sociales.

En el nivel estatal y municipal estará todo el detalle del día a día que muchas veces es más difícil de controlar. En Nuevo León ya vimos cómo la administración de “El Bronco” se hizo bolas con el manejo del transporte urbano. Nomás ahí tiene un reto que quién sabe cómo va a enfrentar, ahora que más gente salga a circular.

De ahí, ver que los restaurantes y negocios cumplan sana distancia, definir cuándo abrirán gimnasios y clubes particulares al 100 por ciento, cómo se reabren los cines, teatros y espectáculos y un sinfín de minucias de las que poco a poco nos daremos cuenta.

En pocas palabras, todos a pasar a una nueva etapa que realmente es desconocida y que iremos haciendo entre todos.

De hecho, hoy que escribo el diario 077 estoy también cerca de mi “pandexit” particular. El Diario de Coronavirus nació para hacer una crónica diaria de las experiencias vividas en un tiempo histórico que, aunque aún no termina, va a entrar en un tiempo de “tareas domésticas” (housekeeping) que se puede extender por meses o años.

Colaboré como pude, y quedarán los escritos como documento de estos tiempos, que incluso se podrían editar de manera independiente y sin pretensiones en algún momento.

Pero no me voy aún. El número 80 me parece más redondo para una despedida o, como dicen los que abandonan o cierran los programas de televisión: para que concluya un ciclo.

Como siempre, comentarios dirigirlos a ecampos50@gmail.com o en Facebook en la página Diario del Coronavirus o con el user @eduardocampossemeno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.