La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ha congelado de 2019 a la fecha 60 cuentas bancarias relacionadas a la trata de personas donde se manejaban más de 215 millones de pesos.

De acuerdo con el titular de la dependencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto, el delito de la trata de personas es uno de los que representa un mayor impacto financiero, debido a que se vincula con el lavado de dinero y la defraudación fiscal.

La UIF ha presentado denuncias contra 29 personas y cinco colaboraciones internacionales en contra del delito considerado como de alto impacto financiero debido a que los recursos ilícitos obtenidos se ingresan al sistema financiero para generar mayores ganancias, recupera El Heraldo de México.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México ha trabajo en colaboración con la UIF para debilitar a las organizaciones vinculadas a la trata de personas, entre las que destacan aquellas asentadas en el municipio de Tenancingo, Tlaxcala.

La dependencia de la SHCP quiere romper la circularidad de los recursos de dichas organizaciones para evitar que puedan reclutar a más víctimas para trasladarlas desde México a distintas ciudades no sólo en el país, sino en los Estados Unidos, recupera el diario Milenio.

Por ello, no sólo se congelan las cuentas bancarias, se inician investigaciones de los servicios de transacciones financieras como Western Union o MoneyGram para desestructurar sus estructuras financieras.