Desde que se realizó el matrimonio de la actriz de Televisa, Angélica Rivera, y el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. Se había señalado que dicha unión había sido un montaje con fines políticos para impulsar la candidatura del priista.

El primer periodista en señalar dicho arreglo, fue Jenaro Villamil en su libro: Si yo fuera presidente: el reality show de Peña Nieto.

De acuerdo con Villamil, la boda entre el mandatario priista y la llamada “Gaviota”, celebrado el 27 de noviembre de 2017 en Toluca, fue un arreglo hecho por Televisa. Esto con miras en las elecciones del 2012, para impulsar la candidatura del joven gobernador.

Posteriormente la actual directora de Notimex y periodista de larga trayectoria, Sanjuana Martínez, señaló en su libro: “Soy la dueña”. El matrimonio fue un acuerdo que se terminaría en el momento en que el priista dejara la presidencia, como en realidad sucedió.

En una entrevista concedida por Martínez, señala que lo escrito en su libro fue resultado de investigaciones que ella misma realizó.

“ERA UN ACUERDO ENTRE LOS DOS IMPULSADO POR TELEVISA. A ENRIQUE PEÑA NIETO LE DIERON A ELEGIR EN UN CATÁLOGO DE ACTRICES Y ESCOGIÓ A ANGÉLICA RIVERA”.

Así mismo, la periodista indica que el dinero para llevar a cabo dicho montaje matrimonial, fue de 84 millones de pesos.