El Senado de la República aprobó la prohibición para que las playas puedan ser privatizadas, así como multas de hasta un millón de pesos a quien niegue el acceso a estas.

Y es que, durante décadas muchos hoteles o grupos habían tomado el control de las playas e impedían el libre tránsito en ellas.

De tal forma se reforman diversas disposiciones de la Ley General de Bienes Nacionales, cuya modificación tuvo el respaldo de 107 votos a favor.

Así mismo, se pasa la reforma al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

La senadora de Morena, Mónica Fernández, señaló que las restricciones al acceso a las playas que realizan los dueños de los predios colindantes a estas, representan un acto de discriminación a los ciudadanos.

Y es que, como señala la senadora, asumen como suyo una franja que no está en el comercio y cuyo dominio corresponde a la nación.

Así mismo, con esta modificación a la ley se busca impulsar el turismo que ha sido duramente afectado por la pandemia de la Covid-19. Por lo cual esta ley toma un importante impulso para fomentar la economía de las playas.