Un grupo de científicos descubrió dos anticuerpos que han calificado como “superpotentes”, pues afirman que son capaces de impedir la infección de Covid-19, al bloquear la entrada del coronavirus en las células.

La investigación que permitió el hallazgo fue realizada por un grupo de trabajo internacional y liderado por la Universidad de Washington, en Estados unidos, fue publicado recientemente en la prestigiosa revista Science.

Los anticuerpos en cuestión se denominan “S2E12” y “S2M11”, los cuales, impiden que el virus se adhiera a los receptores de la célula huésped, evitando así que penetre en ella.

Este hallazgo que abre el camino a nuevas terapias basadas en cócteles de anticuerpos, afirman sus autores.

El profesor Massimo Galli, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán y uno de los líderes del estudio, comentó que los anticuerpos se descubrieron a partir de los estudios sobre el ébola, contra los cuales una de las pocas cosas que funcionó fue un cóctel de anticuerpos neutralizantes.“Desde entonces, este camino se ha continuado, ya que se considera válido para todas las enfermedades virales como el VIH y ahora COVID-19. Dado su potencial terapéutico podrían reproducirse a gran escala”Massimo Galli, autor del estudio.

El estudio detalla que los dos anticuerpos fueron seleccionados mediante la revisión de 800 anticuerpos aislados de 12 pacientes recuperados de Covid-19.

Asimismo, destaca que además de bloquear el coronavirus, los anticuerpos parecen favorecer la reacción de células inmunes específicasque combaten las infecciones y ayudan a eliminar el coronavirus.​Estos resultados “despejan el camino al perfeccionamiento del cóctel de anticuerpos para la profilaxis o el tratamiento ya que son una evolución de la terapia con plasma”Massimo Galli, autor del estudio.

Galli consideró que ante el potencial terapéutico descubierto en “S2E12” y “S2M11”, es posible que comiencen a producirse a gran escala.

El virólogo Guido Silvestri, de la Emory University de Atlanta, coincide con los autores del estudio sobre las altas posibilidades de que los anticuerpos descubiertos funcionen tanto a nivel terapéutico, si se suministran al inicio de los síntomas, como preventivo. “No es impensable, a la espera de una vacuna, que puedan usarse como instrumento profiláctico en sujetos de riesgo”Guido Silvestri, virólogo

Incluso, los especialistas destacan que una ventaja de los anticuerpos monoclonales neutralizadores ante la posible vacuna es que serían efectivos de inmediato, mientras que la respuesta inmune de la vacuna se produciría luego de uno o dos meses.