OSIRIS-Rex es la nave espacial de la Administración Nacional sde Aeronáutica y el Espacio que ha estado orbitando sobre el asteroide Bennu -cercano a la Tierra- por al menos dos años -aunque la misión se lanzó en diciembre de 2016- y, de acuerdo con NASA, la nave se encuentra lista para aterrizar, extender su brazo robótico y recolectar muestras.

La nave OSIRIS-Rex intentará descender lentamente, aterrizar y posar su brazo robótico durante breves segundos este 20 de octubre 2020 en un lugar de aterrizaje del asteroide Bennu llamado Nightingale para recolectar una muestra en su misión ‘TAG’ o ‘Touch and Go’ que se traerá a la Tierra en 2023.

El lugar en donde la nave espacial se estacionará brevemente tiene el ancho perfecto para que el brazo mecánico tome una muestra de entre unos 57 gramos y 2 kilogramos antes de que pueda retroceder.

Bennu es un asteroide que está ubicado a unos 320 millones de kilómetros de la Tierra y está considerado como un objeto potencialmente peligroso para el planeta ya que hay de 1 y 2 mil 700 probabilidades de que se estrelle durante el próximo siglo.

Además, de acuerdo a los estudios de la NASA, este asteroide posee unos 500 metros de diámetro -casi tan alto como el Empire State- así como unos 4 mil 500 años de antigüedad por lo que se espera se puedan recolectar muestras orgánicas y minerales con agua que arrojen más información sobre el origen del universo y la vida enla Tierra.

La NASA transmitirá en vivo una animación que describe lo que ocurrirá con la OSIRIS-Rex durante su misión de aterrizaje y recolección de muestras en el asteroide Bennu; dicho evento durará aproximadamente unas 4.5 horas en donde la nave realizará tres maniobras para lograr ejecutar con éxito la misión.