Científicos del University College de Londres (UCL) y el King’s College London han desarrollado un nuevo método que consideran el más eficaz hasta el momento para controlar la depresión y el estrés.

Según describen en un estudio publicado por la revista ‘Heliyon’, el nuevo sistema consiste en tomar muestras de cera de los oídos para medir la hormona cortisol, considerada como un posible biomarcador para la depresión.

En la actualidad, es difícil para los expertos medir con precisión los niveles de cortisol. La técnica más común utiliza muestras de cabello, pero los resultados están sujetos a fluctuaciones de cortisol a corto plazo y no todos tienen suficiente cabello para obtener una muestra lo suficientemente fiable.

Una desventaja más es que el test resulta muy costoso y lento en comparación con las muestras de cera. Sin embargo, hasta ahora no se había encontrado un método seguro y eficiente para tomar muestras de cerumen.

Los investigadores señalan que el nuevo dispositivo utiliza algo parecido a un hisopo de algodón, pero cuenta con una especie de freno para que no ingrese demasiado al oído y le provoque daños. Su punta tiene una esponja de material orgánico que resulta efectiva y confiable para la toma de muestras.

Los científicos destacan que su uso es tan sencillo se puede utilizar en casa sin supervisión médica y puede servir también para medir la glucosa o los anticuerpos de la Covid-19, que se acumulan en el cerumen.

El doctor Herane-Vives, autor principal del estudio, señalo que para crear el dispositivo se inspiró en otra cera natural, la del panal de abejas, porque es resistente a la contaminación bacteriana y tiene propiedades similares al cerumen humano.

Para conocer su eficacia, los investigadores tomaron muestras a 37 participantes para probar las diferentes técnicas del muestreo de cortisol.

Los resultados revelaron que las de cerumen contaban con más cortisol que las de cabello y que la nueva técnica era el método más rápido y barato. Además, la muestra de cera estaba menos influenciada por factores como eventos estresantes o consumo de alcohol.“Después de este exitoso estudio piloto, si nuestro dispositivo resiste un mayor escrutinio en pruebas más grandes, esperamos transformar los diagnósticos y el cuidado de millones de personas con depresión o condiciones relacionadas con el cortisol”
Herane-Vives, autor principal del estudio