Britney Spears, en juicio,  perdió la demanda contra su padre para hacerse con el control de su fortuna, que es administrada por él. Desde 2008, el dinero del cantante estadounidense y éxitos como “Toxic” y “Oops!… I Dit It Again” lo maneja su padre, Jamie Spears.

El control de los bienes de la cantante cayó en manos de su padre, tras ser nombrada tutor legal hace 12 años, luego de que la artista tuviera que ser hospitalizada en 2008 y con esto Britney ha declarado que no volverá a cantar mientras él controle su carrera.

Un juez de Los Ángeles rechazó la reciente acusación en la que la intérprete pidió hacer lo que quisiera con su fortuna, que asciende a más de 60 millones de dólares, según los representantes legales de Jamie Spears. 

Por su parte, el representante legal de Britney, Samuel Ingham, dijo que la intérprete tiene miedo de lo que pueda hacer su padre.

Como parte de las medidas preventivas, Britney dijo que no volverá a cantar si no la dejan usar su dinero.

A partir de esta noticia, el movimiento #FreeBritney ha vuelto a ser el centro de atención, ya que los seguidores de la intérprete de 38 años piden que la cantante pueda tener el control del dinero que ha generado con su carrera.

La madre de Britney, Lynne, que está separada de su padre, hizo una declaración a través de su abogado calificando la relación entre su hija y su ex marido como tóxica. 

“A Lynne se le ha roto el corazón que las cosas hayan llegado a este punto”, dice el comunicado. “La conflictividad no es infrecuente en las familias, pero esta no es una familia habitual”, añade

La mayoría de los abogados involucrados, junto con los padres de Britney Spears, participaron en la audiencia por videoconferencia. La estrella del pop no estuvo presente durante la audiencia.

Durante estos años Britney Spears ha lanzado tres álbumes, ha completado una actuación de dos años en Las Vegas y ha ejercido de juez en el programa estadounidense, The X Factor.