Autoridades chinas encontraron coronavirus en carne congelada importada, así como en empaques procedentes de diferentes países de Sudamérica que se encontraban en varias ciudades del país, y que presuntamente entraron por los puertos de Shanghái.

Esto, luego de que el pasado 13 de noviembre se detectara carne con rastros de SARS-CoV-2 en Wuhan, el epicentro del coronavirus. Ahora, las más de 75 mil personas que estuvieron expuestas a los productos recientemente encontrados, dieron negativo al virus.

Primero fue Jinan, capital de Shangdong, donde encontraron coronavirus en carne congelada y tripas de res, además de en empaques procedentes de Brasil, Bolivia y Nueva Zelanda. Asimismo, en Zhengzhou y Xian, lo detectaron en empaques de carne de cerdo proveniente de Argentina, aunque todavía no queda claro si ambos casos están relacionados.

Por su parte, la ciudad de Baotou (Mongolia Interior) señaló que desinfectó algunos productos y vehículos después de que una persona asintomática entrara en contacto con un lote de carne de cerdo congelada proveniente de Francia en Tianjin. Apenas la semana pasada, China encontró coronavirus en el empaque de carne de res argentina en las provincias de Shandong y Jiangsu.

China es el principal comprador mundial de carne de vacuno, por lo que cada vez realiza más pruebas de coronavirus en alimentos congelados procedentes de otros países e incluso activó prohibiciones de importación, a pesar de que la OMS señala que el riesgo de contraer Covid-19 en esos artículos es bajo.

Es por este motivo que hasta ahora no se ha dado a conocer sobre alguna sanción a la importación de carnes desde países sudamericanos, aún cuando China se haya adelantado a las prohibiciones con el objetivo de evitar contagios, así los productos infectados se hayan descubierto durante una inspección hecha antes de que las mercancías pudieran ingresar a los depósitos.