Por no acatar el decreto de la Secretaría de Salud en la entidad, la Policía de Apodaca suspendió dos fiestas en donde no se respetaron la sana distancia y superaban la cantidad de personas permitidas.

La primera acción ocurrió en un domicilio ubicado en la colonia Prados de los Pinos hasta donde acudieron los elementos policiacos.

Al arribar, los uniformados detectaron la celebración en donde tenían la música a todo volumen y había más de 100 personas, entre ellos menores de edad.

Los guardianes del orden solicitaron la presencia del dueño de la vivienda quien al salir fue arrestado.

Mientras que a los menores se les invitó a retirarse de la casa ya que la fiesta estaba suspendida.

En el lugar se podían observar latas de cerveza, así como botellas de bebidas alcohólicas que los invitados de la fiesta estaban ingiriendo.  

Ante la intervención de la policía, uno a uno, los invitados fueron desfilando con destino a sus hogares.

La segunda acción ocurrió en un domicilio ubicado en la colonia Bosques del Real, lugar a donde también acudieron los uniformados.