A casi nueve meses de la llegada del Covid-19 a Nuevo León, el también denominado enemigo invisible no sólo ha afectado la salud y economía de la población, sino también su vida diaria e, incluso, todo tipo de festejos.

Si bien el mes de marzo se esperaba contener la pandemia mediante la suspensión de actividades no esenciales y el confinamiento por un periodo de 30 días, este noviembre el escenario es aún más grave.

Al cierre de la última semana, la entidad sumó más de 100 mil infectados y cerca de 5 mil 500 fallecimientos a causa del virus, mientras que los contagios diarios van en incremento.

Quedarse en casa y no desempeñar alguna actividad esencial, es considerada como la única vacuna para detener la cadena de trasmisibilidad, echando por tierra cualquier festividad.

Tal fue el caso de la Semana Santa y Semana de Pascua, el mes de abril; el Día del Niño, Día de las Madres, Día del Padre, Día del Abuelo, festejos patrios por el aniversario de la Independencia de México, Halloween, y Día de Muertos.

Además de cumpleaños, bodas, bautizos, XV años y demás eventos a partir del tercer trimestre, a lo que se suman fiestas patronales, peregrinaciones por el Día de la Virgen de Guadalupe, posadas, Navidad y Año Nuevo.

Manuel de la O Cavazos, Secretario de Salud, dijo comprender que todos estén cansados de las restricciones y en espera de que pronto termine la contingencia, pero es el relajamiento de las medidas de higiene lo que prolonga aún más la pre-sencia del Sars Cov-2 en el Estado.

Por ello reiteró el llamado a la ciudadanía a extremar precauciones pues, de no hacerlo, incluso podrán perder la vida.

“Hoy tenemos más contagios, sé que algunos están tristes, están desesperados, quieren que vuela la vida como antes. Vamos a volver a eso, pero hoy no es momento, hoy hay que resistir un poco más”.

“Yo sé que todos están pensando: doctor ¿cuán do se va a acabar? Todo dependen de nosotros como seres humanos, del comportamiento del ser humano, el virus no vuela, no tiene alas. El virus lo llevamos nosotros”.

Sin embargo, subrayó, esto no es del todo posible, pues hay personas que tienen que salir, como es el caso de los paramédicos, doctores y demás integrantes del sector salud, además del personal de seguridad y todos aquellos dedicados a las actividades esenciales de alimentos, transporte, comunicación, entre otras.

De tal forma que la única opción es reducir o limitar la movilidad fuera de la actividad laboral.

Reuniones con más de 20 personas por cum- pleaños y cualquier otro evento quedaron prohibidas por decreto, en el que se otorgó a las corporaciones policiacas las facultades para suspen derlas e incluso interponer multas de hasta 100 mil pesos a los reincidentes.

“No pasa absolutamente nada sino celebran el cumpleaños, no pasa nada sino festeja el cum- pleaños. No se acaba la vida, no ocasiona un trauma, no nada”.

“Ya podrán festejar el próximo año, cuando ya tengamos una vacuna contra la enfermedad”.

CANCELAN PEREGRINACIONES

Ante el disparo en el número de hospitalizaciones por Covid-19, Nuevo León dispuso la prohibición de peregrinaciones y fiestas patronales.

De la O Cavazos informó que el Consejo de Seguridad en Salud determinó la suspensión de estas festividades, lo cual posteriormente le fue comunicado al Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera.

“Mande un mensaje al Arzobispo, acordamos el Consejo (de Seguridad en Salud) que no van a estar permitidas las peregrinaciones, las peregrinaciones y los mercados que se establecen en las iglesias afuera son de alto riesgo para que las personas se enfermen”, adelantó.

Las fiestas religiosas a la Morenita y San Judas Tadeo, deberán esperar hasta el próximo año.

Tampoco se permitirá la instalación de puestos en los alrededores de las iglesias.

“Así que no vamos a permitir esos mercados y no vamos a permitir las peregrinaciones”.

En el mismo sentido, se buscará que las maña- nitas a la Virgen sean de manera virtual, y se a- naliza que el cierre de la Basílica, como en Ciudad de México.

PROHIBEN POSADAS

Porque representan un riesgo de contagios, el gobierno del Estado anunció la prohibición de posadas.

 De cara a la temporada decembrina, el titular de Salud refirió que el regalo en esta ocasión podría ser el virus.

Tanto empresas como hogares, deberán pos- tergar el evento al próximo año, cuando ya se tenga una vacuna que impida la trasmisibilidad, o serán sancionados.

“Navidad no se va a suspender, Navidad la llevamos en nuestro corazón, la Navidad se celebra- rá en Nuevo León, pero será una Navidad dife-rente, una Navidad, en la cual las posadas, las empresas que reúnen a 500, mil, 2 mil o 5 mil personas para hacer una posada para sus empleados y repartir obsequios y hacer bailes, no se van a llevar a cabo”.

“Tenemos que celebrar una Navidad diferente, hoy las posadas, aquellas reuniones que hacía- mos con amigos y familias, hoy no serán convenientes”, añadió.

Al respecto, el gobernador Jaime Rodríguez aseguró que los profesionistas son el sector de la población que más se contagia de Covid-19.

Indicó que existe una mayor incidencia en este grupo, pues son los que al salir del trabajo o en días de descanso se reúnen para la “carnita asada”, el cumpleaños, bodas o quinceaños.

A diferencia de ellos, los albañiles y demás integrantes de la clase obrera tienen una mayor precaución y su movilidad es más en actividades básicas que en eventos sociales.

“Nuestra mayor gente que se contagia son los profesionistas, obviamente están trabajando, se mueven; pero les voy a decir cuál es la razón, porque van más a fiestas, a cumpleaños”.

“Pero los que menos se contagian son los albañiles. El albañil sale de su casa, se protege, llega a su fuente de trabajo, ahí convive, platica, cotorrea, regresa cansado a su casa y se duerme y el fin de semana tiene la excusa de decirle a su mujer: ¡No podemos salir, no podemos ir a ver a tu mamá, yo no puedo ir a ver a mi mamá!”.

“Sin embargo, un profesionista llega a su casa, obviamente en su familia dicen: ¡Hay que ir a ver a mi mamá o a tú mamá, o invita a los vecinos a hacer una carnita asada! Y ahí está el origen”.

Como prueba de su aseveración, presentó una graficas de las Secretaría de Salud en el Estado, donde se desglosa los positivos por ocupación laboral.

En ellas se observa como la barra de profesionistas supera por más de la mitad el resto de las barras integradas por agentes de ventas, albañiles, cocineros, meseros, estudiantes, actividades del hogar, entre otras.

“Se presenta en empleados, se presenta en obreros, se presenta en profesionistas, se presenta en personas que no seguimos las medidas de recomendación adecuadas y en ocasiones, en un descuido mínimo que tengamos, por ahí puede entrar el virus a nuestro organismo”.