Tras registrarse un nuevo incremento en los contagios de Covid-19, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón denunció ayer un insuficiente compromiso de la sociedad por reducir la incidencia en torno al virus.

Fue precisamente esto, dijo, lo que orilló al Consejo de Seguridad en Salud a restringir la movilidad durante el fin de semana, a manera de cortar la cadena de trasmisión.

Sin embargo, aunque la mayoría de los comercios se encuentran cerrados, hubo quienes aprovecharon la instalación del comercio informal para saturar la zona centro.

Ello mientras que ese sábado se reportaron 875 nuevos positivos, cifra más alta en los casi nueve meses de la pandemia.

“Iniciaron (ayer) en Nuevo León las nuevas medidas para restringir la movilidad y poder cortar la cadena de transmisión”.

“Nos hemos visto orillados a tomar esta decisión debido al insuficiente compromiso de la sociedad para reducir la cantidad de contagios y por ende el número de fallecimientos”, expuso.

Reconoció que la medida es dura, pero necesaria.

Lo anterior toda vez que al cierre de la última semana, el Semáforo Epidemiológico arrojó cuarto indicadores en rojo, 2 en naranja y solo 4 en verde.

Sin embargo, descartó alguna afectación al comercio, dado que solo son dos días y no toda la semana.

“De no tomar acciones en este momento, nos podríamos ver rebasados e incluso llegar a cerrar nuestra economía en su totalidad”.

“Entiendo que la medida es dura, y de ninguna forma se afectará a los comercios, pues quien tenía la intención de realizar una compra podrá hacerlo entre semana, siguiendo todas las medidas de prevención”.

Agregó que Nuevo León ha sabido mediar y mantener en equilibrio la salud y economía; siendo prueba de ello el que los hospitales son suficientes y no se ha tenido la necesidad de atender pacientes en carpas u hospitales improvisados.