Un equipo de astrónomos de Serbia y Estados Unidos descubrieron una red de autopistas cósmicas que podrían permitir viajar por los confines de nuestro sistema solar mucho más rápido de lo que se creía posible.

El estudio sugiere que esas vías podrían ser utilizadas para enviar naves espaciales a distintos rincones lejanos de nuestro sistema solar de manera relativamente rápida; además, estas autopistas cósmicas podrían servir para observar objetos aparentemente cercanos que puedan colisionar con nuestro planeta.

Por medio de estas ‘superautopistas‘, cometas y asteroides son capaces de cubrir una distancia prácticamente equivalente a un viaje entre Júpiter y Neptuno en menos de una década, lo que significarían 100 unidades astronómicas en menos de un siglo.

Autopistas cósmicas se extienden desde el cinturón de asteroides hasta más allá de Urano

La investigación, publicada por la revista Science Advances, estudió la estructura dinámica de rutas que representan una serie de arcos conectados dentro de lo que se conoce como ‘colectores espaciales‘, que se extienden desde el cinturón de asteroides hasta más allá de Urano.

Las variedades más fuertes o estructuras de arco más llamativas se encontraron vinculadas a Júpiter con su profundo control gravitatorio sobre los cuerpos pequeños en una amplia y desconocida gama de energías de tres cuerpos. Encontraron órbitas con trayectorias de colisión o fuga que llevaban de Júpiter a Neptuno en tan solo una década.

Las estructuras de las autopistas cósmicas se descubrieron a partir de datos numéricos sobre millones de órbitas en nuestro sistema solar y de cálculos acerca de cómo encajan en los colectores espaciales ya conocidos.