Ante las disposiciones del Gobierno del Estado, el comercio, supermercados, mercados rodantes y negocios no esenciales simplemente no abrieron.

A la lista de establecimientos que tuvieron que acatar la medida, por primera vez desde que inició la pandemia fueron las tiendas de conveniencia.

De esta forma avenidas como Padre Mier, Juárez, Colegio Civil y Cuauhtémoc lucieron semivacías

Incluso, los puesteros ambulantes por primera vez hicieron caso y las calles 5 y 15 de Mayo estuvieron solas.

Como por arte de magia, las aglomeraciones que todavía hasta hace unas semanas se podían observar, desaparecieron, incluso hasta el comercio informal.

Era poca o casi nada la gente que se podía ver en las paradas de camiones en calles del primer cuadro de la ciudad.

“Yo tenía que venir al centro para trasbordar mi camión para dirigirme a mi casa en Apodaca, yo vengo desde Santa Catarina y pues no había de otra más que venir al centro, pero esto está casi solo”, expreso Antonio Hernández, habitante de la colonia Los Ébanos.

En las avenidas, elementos de la Policía de Monterrey y Fuerza Civil realizaban constantemente patrullajes para hacer cumplir la norma.

Cabe recordar que a partir de este fin de semana se implementaron nuevas restricciones, en donde todos se iba a mantener cerrado a excepción de los mercados de abastos, farmacias y las gasolineras.

Las acciones se realizaron con toda la intención de reducir la movilidad, los contagios por Covid-19 y las hospitalizaciones hasta nuevo aviso.

De acuerdo con las autoridades, este domingo, 12 negocios fueron suspendidos y otros dos clausurados por abrir sus puertas este domingo.

Las autoridades sanitarias acudieron a más de 400 establecimientos para verificar que se cumpliera con las medidas establecidas por el Consejo de Seguridad en Salud desde el pasado jueves.

Dichos establecimientos se hicieron acreedores a una multa económica, que puede llegar hasta el medio millón de pesos dependiendo de la gravedad de la falta.

Cabe destacar que el tiempo mínimo establecido para reducir la movilidad y por consiguiente disminuir las incidencias relacionadas con contagios por covid, es de quince días, pero podría extenderse a 30.