Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Primero fue la fotografía del presidente Andrés Manuel López Obrador con Clara Luz Flores Carrales. Animados y sonrientes, departieron por un rato. Clara Luz se convirtió en la candidata, no sólo de Morena, también en la candidata del presidente.

Luego, en la mañanera del viernes, López Obrador aseguró que Nuevo León ha tenido gobernadores ladrones y mediocres al menos, según reitera cada vez que puede, desde José Natividad González Parás, quien fue el artífice, según siempre el presidente, del fraude electoral en el estado en 2006. Dijo López Obrador que a Nuevo León le ha ido muy mal: “lo lamento, al pueblo de Nuevo León, porque han tenido puro gobernador mediocre y ladrón”. Con lo anterior Andrés Manuel descalifica a Rodrigo Medina y, por extensión, a su entonces procurador de Justicia, Adrián de la Garza, y también lo desacredita con una pregunta sembrada en la mañanera en su contra.

El tercer punto de las intervenciones de López Obrador es el uso político de la Unidad de Inteligencia Financiera que dirige Santiago Nieto, pero que en verdad maneja el consejero jurídico de la Presidencia de la República, Julio Scherer Ibarra. Trascendió que esta Unidad investiga al papá del candidato a la gubernatura de Movimiento Ciudadano, Samuel García Sepúlveda. A Samuel Orlando García Mascorro se le investiga por un presunto esquema de evasión y defraudación fiscal y, supuestamente, por extensión, también se indaga al candidato Samuel y a su esposa, Mariana Rodríguez.

La intervención de la Presidencia en las elecciones de Nuevo León es un hecho. Si los procesos judiciales no culminan en indiciados, estos actos sólo favorecerán a Adrián y a Samuel, al victimizarlos, en deterioro de Clara Luz. ¿Por qué? Porque esto evidencia que la campaña de Flores Carrales necesita ayuda, que va a la baja y que se requieren golpes judiciales contra sus mayores oponentes. Eso le abre la puerta al panista Fernando Larrazabal.

En fin, López Obrador ya está en la boleta y, conociendo a los ciudadanos de Nuevo León, para mal.