La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León descartó este jueves un homicidio en el caso del menor de 10 meses fallecido en el municipio de Guadalupe, el bebé murió a causa de asfixia por broncoaspiración.

El miércoles pasado por la mañana, el niño de 10 meses de edad, falleció en su domicilio en la Colonia Centroamérica, en Ciudad Guadalupe.

Las autoridades dieron a conocer los resultados de la autopsia inicial, la cual determinó como causa de muerte una asfixia por broncoaspiración, y que no presenta lesiones. Adicionalmente peritos especializados realizarán estudios patológicos para ampliar el dictamen.

Las autoridades además determinaron que las livideces apreciadas en la espalda del bebé son atribuibles al tiempo de su fallecimiento, mientras que la protuberancia en el cráneo es un padecimiento llamado hemangioma, que es de origen congénito. Del sangrado en la nariz fue debido al episodio de broncoaspiración, y se determinó que el niño no presenta signos del síndrome del niño maltratado.

En cuanto a la versión del intento de cohecho a la autoridad municipal (Policía de Guadalupe) atribuido al padre del pequeño sobre que les había ofrecido dinero para que no investigaran la muerte, no se refirió en el Informe Policial Homologado entregado al Ministerio Público que realiza las indagatorias. Los padres del menor que estaban retenidos quedaron libres.

El reporte de la muerte del niño se realizó alrededor de las 09:00 horas del miércoles, en una casa ubicada en calle Honduras, cerca de su cruce con Hermosillo, en la Colonia Centroamérica. La mamá del bebé es quien se dio cuenta por la mañana de que el niño no reaccionaba, por lo que pidieron la ayuda de los paramédicos para que lo atendieran, sin embargo, ya había fallecido.

Ante la muerte del menor la ministerial se hizo cargo de las indagatorias, para luego ser llevado el cuerpo al Anfiteatro del Hospital Universitario, donde le realizaron la autopsia correspondiente.