El pasado domingo 13 de junio, una familia de origen estadounidense desapareció mientras realizaba un traslado por carretera en el estado de Tamaulipas. Se trata de una mujer y sus 2 hijos, quienes se dirigían a Sabinas Hidalgo, en Nuevo León.

Debido a la desaparición de la familia estadounidense, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León emitió un reporte de búsqueda. En la ficha de búsqueda, las autoridades estatales solicitaron informes para dar con el paradero de Gladys Cristina Pérez Sánchez, de 39 años, y sus 2 hijos menores de edad.

El informe de las autoridades indica que la familia estadounidense se transportaba en un vehículo Chevrolet Sonic modelo 2014 en color amarillo, con placas de circulación NBX4740 del estado de Texas.

Familiares de Gladys denunciaron desaparición en Nuevo León y Tamaulipas

Por la desaparición de Gladys y sus hijos Juan Carlos González y Michelle Cristina Durán, los familiares presentaron una denuncia. Así lo dio a conocer José Israel Pérez Garza, sobrino de Gladys, quien fue entrevistado por la periodista Azucena Uresti para Radio Fórmula.

Al respecto, José declaró que fue este 17 de junio cuando presentaron la denuncia en el estado de Tamaulipas, mientras que el martes pasado se hizo lo propio en Nuevo León.

Gladys y sus hijos viajaron de Texas a Tamaulipas

El sobrino de Gladys detalló que su tía viajó de Texas -donde vive actualmente- a Tamaulipas, para ver a su padre debido a que el señor se encuentra enfermo. El familiar de los ciudadanos estadounidenses dijo que el día de la desaparición intentaron comunicarse con ellos, pero no tuvieron éxito.

“Quisimos comunicarnos con mi tía, pero sin éxito, llamamos a mi primo y nada. Fue ahí cuando nos comenzamos a preocupar. Mi primo tiene 16 años, y mi prima 9.″

El sobrino de Gladys apuntó que al intentar llamar a los teléfonos tanto de su tía como de su primo, éstos mandan de forma directa al buzón. Ante la desaparición de sus familiares, José lamentó la situación de inseguridad que se vive en el norte del país, pues criticó que personas inocentes sean quienes pagan las consecuencias.