La Septuagésima Quinta Legislatura del Congreso Local marco este martes un precedente en la historia política de Nuevo León.

La Septuagésima Quinta Legislatura del Congreso Local marco este martes un precedente en la historia política de Nuevo León, al aprobar cuentas publicas rezagadas desde hace 8, 9 y 10 años.

Lo peor del caso es que muchas de los expedientes contaban con observaciones que ocasionaron en su momento afectaciones al erario municipal, sin embargo, no importo y por mayoría se avalaron los expedientes.

De esta manera, las cuentas públicas de los municipios de General Terán del 2011, 2013 y 2014, Cadereyta del 2012 y 2015, Montemorelos del 2012, 2015 y 2016, Rayones del 2015 y 2016, así como Allende del 2015 y 2016 tuvieron el visto bueno de los legisladores de las bancadas del PRI, PAN, PT, PES y Nueva Alianza.

“Se impuso la ‘Operación Limpieza’ para aprobar algunas cuentas públicas rezagadas desde 2011, con decenas de anomalías que en ésta se están pasando de largo, cuentas revisadas por el ya fallecido auditor Sergio Marenco”.

“Se están aprobando cuentas públicas muy cuestionables y que estaban en la congeladora, de algunas administraciones, principalmente priistas, relacionadas con el exgobernador Rodrigo Medina”.

“Se aprobaron cuentas de la Comisión Segunda de Hacienda Municipal, con mayor número de irregularidades y desfalcos económicos que por fin esta Legislatura decidió dictaminar, la más antigua del 2011”, señaló la diputada Mariela Saldívar Villalobos.

En la cuenta pública de General Terna del 2011 cuando era alcalde Ramón Villagómez el auditor no encontró aportaciones por 50 millones de pesos.

La del municipio de Cadereyta del 2012 en la administración de Emeterio Arizpe, el daño fue de más de 12 millones de pesos, además se descubrió pagos en exceso en un trabajo de recarpeteo 8.8 millones de pesos en servicios y maquinarias.

Durante la administración de Pablo Elizondo en Montemorelos en el 2012 se detectaron 31 millones de pesos no solventados, se registró un daño económico por 10 millones de pesos, además de un contrato por 3.3 millones de pesos sin cumplir con el reglamento.

En la cuenta pública de General Terán en el 2013, el auditor identificó 6.4 millones en una supuesta nómina para elementos de seguridad pública, en donde ni siquiera se presentó el listado de quien recibió ese dinero.

“Se rechazaron las cuentas públicas de Cadereyta Jiménez del 2012 por una afectación de 12 millones 227 mil pesos, la de Montemorelos del 2012 con una afectación 10 millones de pesos, es decir, un del 14 por ciento de su ingreso anual, la cuenta pública de General Terán del 2011, 2012, 2013 daños al erario por más de 10,000,000 millones de pesos, graves daños al erario y aun así mayoritearon y se aprobaron”, dijo la diputada Celia Alonso de Morena.

En total, durante la sesión de este martes se avalaron 16 cuentas públicas de diversos ejercicios fiscales entre las que sobresalen las del Consejo Estatal para la Promoción de Valores y Cultura de la Legalidad, el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León y del Fideicomiso Fidesur, del ejercicio fiscal 2018.