El Pentágono ha confirmado que al menos 15 de los presuntos asesinos del Presidente de Haití habrían sido entrenados por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos

Al menos 15 de los presuntos asesinos del Presidente de Haití, Jovenel Moïse, habrían recibido entrenamiento por parte de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

De acuerdo con la la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, mejor conocida como El Pentágono, al menos 15 de los asesinos habrían sido entrenados por las Fuerzas Armadas.

El Pentágono realizó un análisis dentro de la base de datos de entrenamiento las Fuerzas Armadas para confirmar que los colombianos detenidos como presuntos asesinos del Presidente de Haití, habríanparticipado en programas anteriores de entrenamiento y educación militar de los Estados Unidos.

Los presuntos asesinos del Presidente de Haití ya no eran miembros en activo cuando se perpetró el magnicidio.

Detienen a 15 colombianos y dos estadounidenses por el asesinato del presidente de Haití

Hasta el momento, autoridades haitianas han confirmado que al menos 28 atacantes participaron en el asesinato del Presidente de Haití, Jovenel Moïse.

26 de los presuntos asesinos son de nacionalidad Colombiana y los otros dos estadounidenses de origen haitiano.

El director general de la policía nacional, Leon Charles, declaró que esta detención se llevó a cabo gracias a que los presuntos asesinos fueron perseguidos hasta una casa cerca de la escena del crimen.

Asesinato del Presidente de Haití se habría planeado en un hotel dominicano

Además, la policía de Haití añadió que el asesinato del Presidente Jovenel Moïse habría sido planeado en un hotel de Santo Domingo.

Se presume que el principal responsable de la trama sería el doctor Christian Emmanuel Sanon, un médico residente en Estados Unidos.

Versiones de la policía de Haití declaran que Christian Emmanuel Sanon aspiraba a asesinar a Jovenel Moïse para reemplazarlo en la jefatura del Estado.

Se presentó ante la prensa una fotografía de la reunión en la que participaron las supuesta mentes intelectuales implicados en el asesinato del Presidente Haití.

Así como una red de contactos entre los presuntos implicados y los responsables financieros del magnicidio.