La comunidad regiomontana resultó ser de las peores al volante ya que se suscitan 178 percances viales por día y al mes, 5,338, según un estudio del INEGI.

Desglosa INEGI que la seguridad vial es uno de los grandes retos a los que se enfrenta Nuevo León.

Y aunque en comparación con el 2019 se observó un 16.7 por ciento de disminución en accidentes viales, refiere que la estadística se debe en gran parte al confinamiento derivado por la pandemia.

El INEGI dio a conocer ayer las cifras definitivas de Accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas 2020, datos que muestran que la seguridad vial sigue siendo uno de los grandes retos para Nuevo León.

Nuevo León se mantuvo como la entidad federativa con mayor número de siniestros o accidentes de tránsito en 2020, con 64,058. El segundo lugar nacional lo ocupó Chihuahua, con 22,175, y el tercero el Estado de México, con 16,940. La diferencia entre el primero (NL) y el segundo lugares es de casi tres tantos.

Nuevo León tuvo cerca de 45,000 más siniestros que el promedio nacional (18,284) y que entidades de mayor población, como Estado de México (16,940), Jalisco (15,812) y Ciudad de México (6,549). 

En NL, el 96 % de los siniestros reportaron como causante a quien conducía, 2.8 % a las malas condiciones del camino, mientras que falla del vehículo y persona peatona o pasajera solo fueron la causa del siniestro 0.9 % y 0.3 % de las veces, respectivamente. 

Los siniestros en el estado disminuyeron en 12,872, sin embargo, esta disminución de 16.7 % se debe en gran parte al confinamiento derivado de la pandemia.

Es así que en el estado ha sido el 2015, donde se contabilizaron 84 mil 465 percances.

Inclusive en el estudio también se revela que el 96 por ciento de los siniestros son causados por culpa del conductor, mientras que el 2.8 por ciento  han sido causados por las malas condiciones de los caminos y que los causados por peatones ocupan el .3 por ciento.