Luego de revelarse que al menos un 50 por ciento de las rutas urbanas se ampararon contra las acciones del gobierno, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón insistió en la necesidad de «estatizar» el transporte público.

En entrevista, tras inaugurar el Centro de Control de Calidad del Aire, el mandatario estatal indicó que los transportistas insisten en que no es negocio, cuando sí lo es.

Durante la actual administración, dijo, se compraron camiones para operar la Ruta Express, incluyendo el corredor Lincoln-Guadalupe.

«Yo siempre he dicho que hay que estatizar el transporte público, no puede ser que empresarios voraces, en términos de ganar dinero, no hagan las cosas para el bien de la sociedad», subrayó.

«El transporte público no tiene que ser concesionado a particulares, siempre he creído eso, porque si eso fuera bueno, tuviéramos un transporte de primer mundo, la tarifa da para eso».

«¿Por qué al gobierno sí le da resultado tener camiones nuevos, de primer mundo, en los que no se pierde dinero, con la misma tarifa? Y ¿Por qué a los empresarios del transporte no les es negocio y andan en África en la cacería, o en Dubái?», condenó.

Asimismo, descartó que los empresarios del transporte amparados puedan aumentar las tarifas, como amagaron en semanas pasadas.

«No pueden aumentar las tarifas por la libre», advirtió.

Además, se contempla someterlos a la verificación en el transporte público que arrancó con los taxis y unidades de gobierno hace dos semanas.

Cuestionado sobre propuesta inicial de quitarles el permiso para operar, Rodríguez Calderón comentó que es muy fácil quitárselo, pero luego cómo prestarían el servicio.

«O sea, es muy fácil quitarles el permiso, que ni lo tienen, pero ¿quién suple a esos?, Por eso ellos están así montados».