A pesar de la recomendación de las autoridades de permanecer en casa durante los festejos patrios, miles de regios abarrotaron ayer el centro de Monterrey.

Familias enteras aprovecharon el asueto del Día de la Independencia para hacer compras, comer y pasear.

Plazas comerciales, tiendas, locales, restaurantes, y demás establecimientos lucieron a la máxima capacidad permitida.

Incluso hubo tiendas en donde se registraron largas filas para ingresar.

Chicos y grandes transitaron por calles como Juárez, 5 de Mayo, 15 de Mayo, Colegio Civil, Padre Mier, o el Paseo Morelos, cuyo recorrido fue lento.

La sana distancia y el uso obligatorio del cubrebocas fue olvidado por la mayoría.

Este jueves, el Semáforo Epidemiológico cerró en dos rojos, cuatro anaranjados, y cuatro verdes.

Contrario a meses anteriores, cuando los adultos mayores eran el grupo de mayor riesgo, ahora son los jóvenes y adultos de 25 a 44 años quienes lideran el número de infectados y sobresaturan los hospitales.

Ante ello, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón reiteró el llamado a la población a no salir de no ser estrictamente necesario.

El salir a las calles y convivir con los demás, dijo, puede postergarse para después.