Se acordaron espacios para migrantes en consulados de Haití en Chiapas y Tabasco, vuelos de retorno, visitas en campo. Conjuntarán acciones con Chile y Brasil

En el marco de la crisis migratoria debido a la afluencia de haitianos a nuestro país, los representantes de los gobiernos de México y Haití acordaron acciones para dar seguimiento a las necesidades de los migrantes que se encuentran en diferentes entidades del territorio nacional.

Esto en el marco de la mesa de diálogo permanente establecida el pasado 17 de septiembre.

Entre los acuerdos se destaca proporcionar espacios físicos para oficinas consulares de la República de Haití en Talismán, Chiapas; y en Tenosique, Tabasco.

Además, llevar a cabo una gira de trabajo conjunta en ambas localidades.

En este sentido se anunció que se programarán vuelos para todas aquellas personas de origen haitiano que deseen regresar a su país.

Así mismo se decidió incorporar en la siguiente sesión de estas mesas de trabajo, a las autoridades consulares de los países de Chile y Brasil.

La reunión estuvo encabezada por autoridades de la Secretaría de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), así como de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En la mesa de diálogo de este martes, en la Ciudad de México, se contó además con la participación de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

En dichas actividades estuvo presente la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid).

Las personas servidoras públicas de ambos países coincidieron en la importancia de mantener una migración ordenada, segura y regular.

Los funcionarios de ambas naciones coincidieron en la necesidad de atender las causas que alientan la migración de las personas originarias de Haití.

«….como lo es la situación económica y social en la isla», según puntualizó en un comunicado el Instituto Nacional de Migración.

La situación en Haití

Además de terremotos, inundaciones o el reciente asesinato de su presidente, Haití enfrenta desde hace décadas graves problemas económicos, políticos y sociales.

Incluido el aumento de la violencia de las pandillas en Puerto Príncipe.

La nación caribeña tiene alrededor de 11 millones de habitantes y es considerada la más pobre de todo el hemisferio occidental.

En este sentido la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hablan de que la economía haitiana cayó al menos 3% en 2020.

Esto, aunque ya venía en terreno negativo antes de la pandemia con una contracción del 1.7% en 2019.

El país caribeño presente una alta inflación del 25% anual y seis de cada diez personas son pobres, según un informe del Banco Mundial.

La pobreza extrema, afecta a una cuarta parte de la población y la mitad de sus habitantes vive bajo condiciones de inseguridad alimentaria crónica, en cifras dadas a conocer por la agencia AP.