Con base en los datos de ADN extraídos de sus restos momificados se crearon modelos 3D que muestran cómo los individuos habrían aparecido a la edad de 25 años

Un equipo de investigadores forenses recreó los rostros de tres hombres que vivieron en el Antiguo Egipto hace más de 2 mil años.

Con base en los datos de ADN extraídos de sus restos momificados se crearon modelos 3D que muestran cómo los individuos habrían aparecido a la edad de 25 años.

Los científicos de la empresa estadounidense Parabon NanoLabs usaron un proceso conocido como fenotipado del ADN.

Para ello se toman muestras de ADN utilizando los datos para predecir los atributos físicos y bioquímicos observables de un organismo, junto con su edad y color de piel.

Las muestras de las momias cuya antigüedad se estima entre 2 mil y 2 mil 700 asó fueron procesadas por investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia de la Humanidad y la Universidad de Tubinga en Alemania.

A las tres momias se les denominó JK2134, que data de 776-569 a.C., JK2888, que se calcula que vivió alrededor de 97-2 a.C., y JK2911, que se cree que vivió alrededor de 769-560 a.C. 

Para la recreación los científicos tomaron los datos del Archivo Europeo de Nucleótidos (ENA) antes de secuenciarlos y “alinearlos con el genoma humano de referencia”.

Posteriormente se realizó una reparación enzimática del daño en cada muestra.