Una señal positiva de que su negocio de publicidad se está sobreponiendo a las dificultades para hacer seguimiento a los usuarios de teléfonos móviles.

A través de su motor de búsqueda, el servicio de videos YouTube y las asociaciones en la Web, Google vende más anuncios en Internet que cualquier otra empresa. La demanda por sus servicios creció el año pasado cuando la pandemia obligó a las personas a pasar más tiempo en línea y los nuevos hábitos no se han extinguido.

Los ingresos por publicidad de Google aumentaron 41 por ciento, lo que representa 53 mil cien millones de dólares durante el tercer trimestre. Las ventas totales de Alphabet aumentaron a 65 mil cien millones, lo que superó la estimación promedio de los analistas seguidos por Refinitiv de 63 mil 336 millones de dólares.

La ganancia trimestral fue de 18 mil 936 millones de dólares, o 27.99 dólares por acción, superando las expectativas de 24.08 dólares por acción y marcando un tercer trimestre consecutivo de beneficio récord.

La utilidad de Alphabet está sujeta a grandes fluctuaciones porque las normas contables exigen que la empresa mida como ingresos las ganancias no realizadas de sus inversiones en empresas de reciente creación, conocidas como startups.

Control de los usuarios

La ansiedad de los consumidores sobre cómo Google y otras empresas utilizan su comportamiento para hacerles un perfil y luego elegir qué anuncios mostrar se ha generalizado. En el último desafío, Apple, cuyos iPhones representan la mitad de los teléfonos inteligentes en Estados Unidos, les dio a sus usuarios más control para dejar de ser rastreados durante los últimos meses.

El cambio llevó a los anunciantes a recalibrar sus gastos de maneras que rivales de Google, como Snap y Facebook, dijeron que perjudicaron sus ventas del tercer trimestre.

Es posible que Google se haya visto menos afectado porque su motor de búsqueda recopila datos sobre los intereses de los usuarios que son valiosos para los anunciantes e incomparables en la industria.