Los Rayados del Monterrey venían de ser campeones en la Concachampions y llegaban al duelo ante Atlético de San Luis con la obligación de ganar para meterse de lleno en la Liga MX, pero un empate a un gol de visitantes con el cuadro potosino volvió a demostrar que la Pandilla de Javier Aguirre es un equipo irregular en todo sentido.

Pesó más el Rayados de las cuatro derrotas consecutivas en el mes de octubre que ese equipo campeón de la última edición de la Concachampions frente al América, después de que frente al Atlético de San Luis únicamente alcanzaran a sacar un punto de tierras potosinas tras los goles de Erick Aguirre, quien se estrenó como goleador rayado, además de sufrir el empate luego de un autogol en la segunda mitad de Esteban Andrada.

El duelo

Luego de que Rayados iniciara mejor tras un gol anulado a Héctor Moreno por un fuera de lugar, esto al minuto 3′ de acción, la escuadra de Javier Aguirre encontró el 1-0 al minuto 31′ por un disparo desde fuera del área de Erick Aguirre que con ayuda de Barovero se coló en el ángulo inferior derecho del arco defendido por el arquero para el primero de Monterrey.

Parecía que el buen momento de Rayados, tras el título de Concachampions, haría que la escuadra de Javier Aguirre encontrara el triunfo de manera sobria sobre San Luis y con ello llegaran a la última fecha con 23 puntos y de una manera más tranquila, pero realmente la situación fue muy distinta conforme pasaron los minutos.

La segunda mitad

La escuadra de Aguirre pudo haber marcado el 2-0 al 34′ tras un remate de Alfonso González que solo pasó cerca, pero el empate del Atlético de San Luis cayó al 47 de acción, iniciando la segunda mitad y luego de un autogol de Esteban Andrada.

Rayados había encontrado el 2-1 gracias a Duvan Vergara, esto al 63′ de acción, pero Rogelio Funes Mori estaba en fuera de lugar y todo seguia igual. 1-1.

Marcelo Barovero logró atajar un disparo peligroso de Maxi Meza, esto en la última media hora del partido, mientras que el futbolista Léo Coehlo vio la tarjeta roja al 83′ y el Monterrey jugó 14 minutos más, pero no encontró el gol.

Tal vez la jugada de mayor peligro en el cierre del juego fue un disparo de Duvan Vergara que solo pasó cerca del arco defendido por Barovero, esto al 88′ de acción. A partir de ahí no ocurrió gran cosa y el juego acabó 1-1.

Terminan irregulares

Tras este resultado, el Monterrey llegó a 21 puntos en el campeonato y terminó la jornada 16 en la séptima posición de la tabla general, sí en la zona de repechaje, pero con el riesgo de que si pierden ante América podrían incluso comprometer su pase a la repesca.

La Pandilla volverá a la actividad el próximo 6 de noviembre cuando visiten CDMX y jueguen en contra de las Águilas del América, frente al líder del futbol mexicano, duelo en el que Monterrey estará obligado a sumar de a tres unidades para evitar cualquier riesgo de quedar fuera de la repesca o de jugar el repechaje como visitante y sin el apoyo de su público.